Biografía y Libros de la Autora Mary Beard

Winifred Mary Beard, es una historiadora feminista de origen británico, así como académica, clasicista, autora e historiadora. Es especialista en antigüedad clásica  y profesora de los estudios clásicos de su alma mater, la Universidad de Cambridge, además de profesora de literatura antigua de la Royal Academy of Arts. Fue editora de clásicos del apartado Literario de The Times.

mary beard

Biografía

Mary Beard, fue hija única, y nació el 1 de enero del año 1955 en Much Wenlock, perteneciente al condado de Shropshire, Reino Unido. Su madre fue, Joyce Emily Beard, quien era directora y una lectora apasionada. Su padre, fue Roy Whitbread Beard, quien trabajó como arquitecto en la ciudad Shrewsbury. Era considerado como un hombre un tanto grosero y un completo derrochador y malgastador, pero bastante  atractivo a las mujeres.

[yuzo_related]

Feminista Comprometida y feminista al notar que muchas de sus compañeras universitarias cuestionaron el potencial académico de las mujeres, ya que Mary Beard no hallaba logico qué una mujer no fuera feminista. Beard dio clases en el King’s College de Londres desde 1979 a 1983 y en el año 1984 regresó a la Universidad de Cambridge, donde obtuvo una plaza para dictar la cátedra de estudios clásicos en el año 2004. Ha sido profesora visitante e invitada en universidades internacionales como la Universidad de Berkeley en California, Estados Unidos. En la decada de los ochenta contrajo matrimonio con Robin Cormack, con quien tuvo dos hijos.

Aunque ya tenía una reputación cada vez mayor como popularizadora apasionada y apasionante de su trabajo plasmado en diversos temas a través de sus libros como Pompeya: La vida de una ciudad romana, en el 2012 atrajo una masa de atención pública,  por lo que fue estrenada su primera serie de televisión, Meet the Romans with Mary Beard en BBC.

Infancia y Juventud

Mary Beard fue educada en la secundaria de Shrewsbury, una escuela únicamente para niñas que luego fue financiada como una escuela primaria de subvención directa. Frank McEachran le enseñó poesía cuando era una joven, y fue la inspiración para el maestro de escuela Héctor en la obra de teatro de Alan Bennett The History Boys.

Durante las vacaciones se unía a expediciones arqueológicas, donde escarbaba, aunque su motivación principal era, en parte, solo la posibilidad de ganar algo de dinero. A los dieciocho años decidio hacer el examen de ingreso y la entrevista obligatorias para la prestigiosa Universidad de Cambridge, y conseguir una plaza en el Newnham College, una universidad solo para mujeres. Mary Beard había considerado la universidad de King, pero la rechazó cuando se enteró de que esta no ofrecía becas a mujeres.

En el primer año de carrera de Beard, descubrió que algunos hombres en la universidad aún mantenían actitudes muy despectivas con respecto al potencial académico de las mujeres, lo que solo fortaleció su determinación de tener éxito. También desarrolló puntos de vista feministas que siguieron siendo “enormemente importantes” en su vida posterior.

mary beard

[yuzo_related]

Educación y Carrera

Uno de sus tutores fue Joyce Reynolds. Desde entonces, Mary Beard ha sostenido que Newnham podría mejorar y convertirse en un lugar donde se puedan generar problemas críticos y también ha descrito sus puntos de vista sobre el feminismo. Beard ha citado La mujer eunuco de Germaine Greer, Política Sexual de Kate Millett y La princesa vestida con una bolsa de papel de Robert Munsch como influyentes en el desarrollo de su feminismo personal.

Mary Beard se graduó de Cambridge con un título de bachiller universitario en letras, según la tradición, su BA luego fue promovido a un Maestría en Artes. Por lo que permaneció en Cambridge para obtener su título de Doctor en Filosofía, y lo completó en el año 1982 con una tesis doctoral titulada La religión de Estado en la República romana tardía: un estudio basado en las obras de Cicerón.

Aunque ha estado trabajando en la academia desde que se graduó de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, a mediados de la década de los setenta y se convirtió en editora de Clásicos en el prestigioso Suplemento Literario Times en el año 1992, Mary Beard no se convirtió en un nombre muy familiar, sino hasta 2012.

Beard tenía apariciones en algunos programas de televisión cuando el crítico de arte británico AA Gill la reprochó por ser poco atractiva para aparecer en las pantallas de la nación. Mary Beard escribió una respuesta en el tabloide británico conservador Daily Mail y recibió una gran cantidad de apoyo positivo. Nació un icono feminista.

Sus últimos trabajos han sido: Pompeya: Historia y leyenda de una ciudad romana (2009), La herencia viva de los clásicos: Tradiciones, aventuras e innovaciones (2013) y SPQR. Una historia de la Antigua Roma (2016), entre otros tantos. Mary Bread es muy popular en Reino Unido por sus apariciones regulares en los medios y sus declaraciones públicas. Al ser profesora de estudios clásicos, le siguen muchos estudiantes y académicos su columna semanal en The Times y su blog en Internet “A Don’s life”.

Además, Mary Beard es editora principal de clásicos en The Times Literary Supplement, desde 1992, trabajadora frecuente y locutora en la radio y presentadora de series documentales e historiadoras en la televisión. Es miembro de la Sociedad de Anticuarios (2005), de la Academia Británica (2010) y de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias (2011)

Libros

Mary Beard es una de las clasicistas más originales y más conocidas que trabajan hoy en día. Sus libros incluyen el ganador del Premio Wolfson Pompeya: Historia y leyenda de una ciudad romana (2008) y el más vendido SPQR. Una historia de la Antigua Roma (2015). Su popular blog TLS ha sido recogido en los libros It’s a Don’s Life y All in a Don’s Day. Su último libro es Mujeres y poder: Un manifiesto (2017). Entre los Mary Beard libros mas celebres encontramos

mary beard

SPQR. Una historia de la Antigua Roma, 2016

Titulado en ingles SPQR: A History of Ancient Rome, es un libro sobre la historia de la antigua. Este libro cubre aproximadamente mil años de historia romana, desde el mito de su fundación en 753 a. C. por los hermanos Rómulo y Remo, hasta el año 212 cuando el emperador Caracalla hizo que todos los no esclavos vivieran en el Imperio Romano. El título del libro se refiere a la frase Senatus Populusque Romanus, que significa “El Senado y el pueblo de Roma” en latín.

Según la leyenda, Roma fue fundada en 753 a. C. por los hermanos gemelos Romulus y Remus. Se decía que eran descendientes del príncipe troyano Eneas, uno de los más grandes héroes del mito occidental. También se dijo que su madre, Rea Silvia, fue embarazada de los hermanos después de ser violada por Marte, el dios romano de la guerra, lo que significa que los gemelos eran semidivinos o semidioses.

Debido a sus nacimientos divinos, el tío Amulius de Rhea Silva temía que Romulus y Remus crecieran para robar el trono de Alba Longa, la ciudad latina que gobernó Amulius. Intentó ahogar a los gemelos, pero una loba los rescató, luego cuidó y protegió a los niños. Cuando los niños crecieron, buscaron fundar una nueva ciudad. Desafortunadamente, un argumento de naturaleza indeterminada hizo que Romulus matara a Remus. Roma tomó así el nombre de Rómulo y pronto se convirtió en un refugio seguro para los exiliados y otros refugiados con el fin de aumentar su población.

Después de aproximadamente doscientos años de ser gobernado como un reino, Roma se convirtió en una República alrededor del año 509 a. C. Si bien la República era una oligarquía, un pequeño número de familias ricas poblaban la ciudad con sus roles administrativos y con una Constitución, un Senado, junto con  las elecciones la convierten en una de las formas de gobierno más influyentes en la democracia moderna, tal como la conocemos hoy en día.

Con el tiempo, los funcionarios electos o “magistrados” se abrieron a la gente común o “plebeyos”, en lugar de simplemente a los ricos “nobles”. Hasta el 281 a. C., la República romana estaba involucrada en numerosos conflictos armados con sus vecinos en la península italiana, incluidos los galos y los etruscos. Eventualmente, sin embargo, Roma sometió a todos sus enemigos en la península, estableciendo colonias en la tierra en disputa que sentaría las bases para la posterior expansión del Imperio Romano en gran parte de Europa, el norte de África y el Medio Oriente.

La siguiente etapa importante de la historia romana comenzó en 264 a. C. con el comienzo de las Guerras Púnicas contra Cartago. Cartago fue un oponente importante que controlaba gran parte de la tierra alrededor del mar Mediterráneo, incluido el norte de África y la península ibérica. La Primera Guerra Púnica duró hasta 241 a. C. y requirió que Roma se volviera tan experta en las batallas marítimas como lo había sido en las batallas terrestres.

Finalmente, Roma derrotó a Cartago, pero tal vez fue demasiado exigente en las reparaciones que le pidió a Cartago como parte del Tratado de Paz. Como resultado, la paz duró poco y la Segunda Guerra Púnica estalló en 218 a. C. La discusión de Mary Beard sobre la Segunda Guerra Púnica está dominada por las dramáticas batallas entre dos brillantes generales: Aníbal de Cartago y Quinto Fabio Máximo de Roma.

Hannibal es conocido por su audaz y agresiva marcha a través de los Alpes italianos hacia territorio romano, llevando consigo un enorme ejército junto con elefantes de guerra africanos. En lugar de enfrentar al ejército de Hannibal de frente, Fabius empleó tácticas de guerra de guerrillas que evitaron grandes y decisivas batallas, desgastando al enemigo durante un período de dieciséis años.

La Segunda Guerra Púnica terminó en 201 a. C. con la derrota de Aníbal y un tratado de paz muy duro que relegó a Cartago al estado de un simple estado cliente de Roma. Cartago se rebelaría una vez más durante la Tercera Guerra Púnica, pero ese conflicto duró solo tres años y resultó en la aniquilación efectiva del estado de Cartago.

A mediados del primer siglo antes de Cristo, los mayores desafíos de Roma eran internos más que externos. Para ayudar a aliviar la confusión y el caos entre las clases dominantes, cayo Julio César estableció un “Triunvirato” de líderes en la parte superior del gobierno romano, compuesto por él, Marco Licinio Craso y Cneo Pompeyo Magnus.

Los asuntos políticos se calmaron por un tiempo hasta que Craso, que generalmente actuaba como mediador entre César y Pompeyo, fue asesinado después de invadir el Irán moderno. Para evitar un ataque preventivo de Pompeyo, César acumuló su ejército y obligó a Pompeyo al exilio. Esto dejó a César solo como el líder de Roma, lo que inspiró una amarga enemistad de otros miembros de la clase dominante, algunos que simplemente estaban celosos, mientras que otros estaban legítimamente preocupados de que la República romana se convirtiera en una dictadura bajo el César. Para evitar que esto suceda, un grupo de conspiradores asesinó a César en el 44 a. C.

Irónicamente, la muerte de César eventualmente conduciría al surgimiento del primer Emperador del Imperio Romano, Octavio, que terminaría con la República Romana. A raíz de la muerte de César, Octavio formó el Segundo Triunvirato junto con Marco Antonio y Marcus Lepidus. Sin embargo, Octavio, finalmente, llegó a la cima después de que Lépido fue exiliado y Antonio, que se había alineado con Cleopatra de Egipto, fue derrotado en la Batalla de Actium y se suicidó.

Cleopatra se suicidó poco después. Octavio, recientemente bautizado como “Augusto”, gobernó durante un período de relativa paz, estabilidad y prosperidad hasta el año 14 dC, cuando aparentemente murió por causas naturales, aunque su esposa, Livia, pudo haberlo envenenado. Entre sus descendientes estaba el emperador Calígula, quien, a pesar de desarrollar una reputación de fiestas incestuosas, era, en opinión de Mary Beard, mucho más domador de lo que sugieren muchos observadores modernos.

Si bien la historia de la Antigua Roma es quizás demasiado larga y compleja para que cualquier libro la aborde, Mary Beard SPQR hace un trabajo admirable al sintetizar los eventos y las personas más importantes en un formato altamente legible.

La herencia viva de los clásicos: Tradiciones, aventuras e innovaciones, 2013

Es una colección de investigaciones que se han adaptado y actualizado para su publicación bajo un título con el objetivo de mostrar cómo la disciplina ha evolucionado y aún influye en la cultura occidental. Hay cinco secciones, que van desde la antigua Grecia hasta Roma, en las que Beard se dedica a una serie de importantes obras secundarias. Los ensayos abordan constantemente problemas de transmisión y evaluación y tienen como objetivo explorar “cómo sabemos lo que creemos saber” en lugar de plantear cualquier reclamo argumentativo .

Mary Beard desea confrontar las discusiones sobre el futuro de los clásicos discutiendo las apropiaciones académicas del pasado. Al cuestionar cómo “creer lo que sabemos”, Beard busca desafiar las representaciones clásicas estándar, o al menos, comprometerse con ellas, y lo hace resaltando las áreas problemáticas en interés de los académicos mayores y las elecciones que hicieron también como cómo esas elecciones continúan dando forma a nuestra comprensión actual de los clásicos.

La base del proyecto se centra en cómo el estudio de los clásicos sigue una tradición establecida por los primeros académicos e investigadores, y lo que se desprende de estos comienzos. El prefacio de Mary Beard destaca esta idea: “el estudio de los clásicos es el estudio de lo que sucede en la brecha entre la antigüedad y nosotros mismos”. Es a esta brecha —la constante evolución y re – evaluación de la erudición clásica— lo que le preocupa a Beard.

De hecho, la proyección es un tema central de este libro, que fácilmente podría haberse titulado La Creación de los clásicos. Beard muestra, con extraordinaria destreza, cómo construimos versiones del mundo clásico para adaptarnos a nosotros mismos, desde citas de Robert F. Kennedy, Esquilo después de la muerte de Martin Luther King, hasta las reconstrucciones literales que ocurren en museos y arqueologías.

La lectura es siempre, en cierto modo, es una colaboración entre el lector y el autor, pero esto es particularmente cierto cuando hay lagunas fascinantes en una oda, lo que nos obliga a ser colaboradores literales con este libro.

Pompeya: Historia y leyenda de una ciudad romana, 2009

Mientras los residentes locales corrían por sus vidas agarrando lo que podían transportar más fácilmente, una combinación mortal y ardiente de gases, escombros volcánicos y rocas fundidas viajaban a gran velocidad, dejando al lector con una imagen terrorífica. Todo ese último minuto de pánico fue en vano, ya que nadie iba a lograr sobrevivir a tal ataque. La naturaleza se encontraba en su peor momento.

Cientos de cuerpos fueron encontrados mucho después del desastre, algunos de los cuales todavía estaban tristemente aferrados a sus pertenencias. Un momento helado en el tiempo histórico. Todas y cada una de las historias contadas son trágicas, una vida perdida, pero dos en particular tocaron el corazón de la autora. Las imágenes son tan sugerentes. Había una mujer embarazada, con su hijo casi a término dentro de su vientre y su perro guardián incapaz de correr cuando estaba atado a un poste. Sin duda alguna sus muertes habrían sido extremadamente dolorosas.

Mary Beard se pone en su lugar de profesional y comparte sus hallazgos con los lectores de una manera segura pero cálida. La yuxtaposición de su lenguaje y terminología moderna se suma a la narración de la historia de Pompeya. La autora puede completar detalles incompletos de ese fatídico día y darnos una imagen completa de la vida en ese entonces. Tampoco tiene miedo de asumir algunos de los mitos que rodean todo el episodio de Pompeya, y disiparlos con su propia evidencia.

Mary Beard le recuerda a sus lectores varias veces que alrededor de una cuarta parte de la ciudad de Pompeya aún no se ha excavado.Y aparece otro mito que es rápidamente disipado por Beard: No todos los huesos encontrados fueron víctimas del terremoto. Los saqueadores regresaron después del evento, para buscar lo que pudieran encontrar entre los escombros.

Pero de una manera sensible, el libro está repleto de muchas ilustraciones en blanco y negro y también algunas páginas a color para dar un poco de impulso a la imaginación de cada lector. Los colores intensos de algunas de las casas residenciales son realmente impresionantes, y dan a este libro un toque impactante impuesto por Mary Beard Pompeya, busca hacer un viaje completo e histórico por esta ciudad.

El triunfo romano: Una historia de Roma a través de la celebración de sus victorias, 2008

En este libro, la autora siguió todas las grandes victorias militares en la antigua Roma: el exitoso general condujo por las calles hasta el templo de Júpiter en la Colina Capitolina; detrás de él fluían sus escandalosos soldados; delante estaban sus prisioneros más atractivos, así como el botín que había capturado, en el barcos de sus enemigos, así como estatuas, piedras preciosas, plantas y animales del territorio conquistado.

[yuzo_related]

Una segunda ojeada y substancial de esta extraordinario acontecimiento antiguo, se explora lo largo del libro la magnificencia del triunfo romano, pero también su lado más oscuro. ¿Qué significó cuando el eje se rompió bajo el carro de Julio César? ¿O cuando los elefantes de Pompeyo se quedaron atrapados tratando de atravesar un arco? ¿O cuando prisioneros exóticos o patéticos robaron el espectáculo del general? ¿Y cuáles son las implicaciones del triunfo romano, como celebración del imperialismo y el poder militar, para las preguntas sobre el poder militar y la “victoria” en nuestros días? El triunfo, sostiene Mary Beard, llevó a los romanos a cuestionar y celebrar la gloria militar.

Su obra ricamente ilustrada es un testimonio de la profunda importancia del triunfo en la cultura romana, y para los monarcas, las dinastías y los generales desde entonces. Pero, ¿cómo podemos recrear la ceremonia tal como se celebró en Roma? ¿Cómo podemos reconstruir sus escurridizas huellas en el arte y la literatura?. Mary Beard aborda estas preguntas, abriendo una ventana al lector en un proceso de examinar y dar sentido a lo que constituye la historia.

El Partenón, 2002

A pesar de la propagación de historiadores populistas, la autora y profesora Mary Beard sigue siendo una voz aparte. Su estilo de escritura conversacional desmiente la investigación académica en su corazón. Esta es una historia seria escrita de una manera cautivadora, casi como una historia de detectives.

El Partenón no es lo que los lectores quizás pensarían en un principio. No es una descripción de cómo se construyó el antiguo edificio ateniense, ni una reconstrucción verbal de lo que sucedió allí en el siglo V a. C., ni una guía. En cambio, es una discusión ingeniosa y accesible sobre la caída del edificio del glorioso templo clásico a la controvertida atracción turística.

Beard comienza el viaje haciéndonos cuestionar nuestros propios sentimientos sobre el Partenón. Al parecer, Sigmund Freud se sorprendió bastante al descubrir que “realmente existía”, tal como hemos aprendido a lo largo del tiempo. Ya sea que hayamos visto el Partenón o no, parece inspirar tal asombro que algunos de nosotros no podríamos soportar que se destruya, por la simbología que representa.

Mary Beard hace un viaje de regreso  a la antigua Grecia para tratar de escabullirse de las pocas fuentes que siguen siendo el aspecto y el propósito del edificio original. Conocemos las fechas de construcción, 447 a.C, y parece casi seguro que la característica más impresionante fue una enorme estatua de Atenea con marfil y oro. Parece cierto que el templo clásico solo permaneció en pie porque, a lo largo de los siglos, fue apropiado primero por los cristianos como iglesia y luego por los turcos como mezquita.

Luego, en 1687, Atenas fue atacada por las fuerzas venecianas en una Liga Santa contra los otomanos. Mujeres, niños y, extrañamente municiones fueron resguardados en el Partenón. Bajo el bombardeo, sucedió lo inevitable, la munición explotó y, después de ser admirado durante 2000 años, el Partenón quedó en ruinas.

Como todas las ruinas, fue explotado. Es por eso que Mary Beard se niega a condenar la retirada de Lord Elgin de los frisos de mármol que ahora descansan, controvertidamente, en el Museo Británico. Cuando Elgin visitó el Partenón, encontró un terreno arruinado: fue colonizado por una mezquita, invadido por algunos refugiados y durante más de un siglo había sido despojado por lugareños y visitantes por igual.

Según Beard, no le habría resultado difícil convencerse a sí misma, y a los demás, de que las esculturas que quedaban estarían mejor protegidas al trasladarlas a un lugar seguro en lugar de dejarlas ‘in situ’. Solo un par de décadas después, casi fue reivindicado cuando se elaboraron planes para levantar un nuevo palacio real en la Acrópolis. Los planes nunca llegaron a buen término, pero lo que sucedió luego fue casi tan controvertido.

El gobierno griego comenzó una campaña de “restauración” que eliminó sistemáticamente todo vestigio de influencia “bárbara” en el Partenón. Según los estándares modernos, esto fue casi tanto un crimen como arrasar todo el asunto. Una vez más, Beard incluso se entrega en su enfoque. Sí, se perdió mucho, pero también hubo éxitos en los descubrimientos que hicieron.

Mary Beard termina su libro revisando el debate sobre lo que debería suceder con las diversas partes del antiguo edificio que ahora se extienden por todo el mundo, y no menos importante, los llamados mármoles de Elgin. A pesar de su imparcialidad, tiene claro el camino correcto a seguir.

El Coliseo, 2005

El Coliseo es el monumento más famoso e inmediatamente reconocible que ha sobrevivido del mundo clásico. Asociado más fácilmente con los juegos de gladiadores. Originalmente tenía más de 50,000 espectadores, un número ahora completamente eclipsado por los cuatro millones o más de visitantes que vienen cada año.

Este volumen en conciso, al igual que otros títulos de la serie Maravillas del mundo, logra un muy buen equilibrio entre la descripción de la arquitectura del edificio, la historia que ha presenciado a lo largo de los siglos (en este caso, alrededor de veinte de ellos) y su importancia en la cultura contemporánea. Incluso en la época victoriana fue un imán para los turistas, durante una época en la que la industria del turismo estaba adquiriendo importancia y, al mismo tiempo, aparecía regularmente en la literatura del siglo XIX como un lugar de tragedia y un emblema de la muerte.

Su construcción inicial se inició alrededor del año 70 d.C durante el reinado del emperador Vespasiano, pero sin mantenimiento regular, se desplomo en el siglo VI, y en la época del Renacimiento se veía menos como un monumento y más como una cantera. Solo entonces los expertos y algunos miembros más influyentes de la comunidad cristiana se dieron cuenta de que tenía un significado religioso especial, incluso único, y que les interesaba conservar lo que quedaba.

Es en gran parte, gracias a ellos, y a la autora, se nos recuerda a los lectores el famoso máximo de los arqueólogos, que cuanto más famoso es un monumento, lamentablemente es menos probable que sobreviva cualquiera de sus estructuras originales. Si bien algunos de los detalles más finos se han ido, quedan suficientes para revelar gran parte de la belleza arquitectónica del conjunto original.

Al mismo tiempo, también tenemos que aclamar el ingenio de los romanos que crearon una estructura tan atractiva, pero que todavía tenían las habilidades organizativas para construir algo lo suficientemente funcional como para llenarse de personas.  Un capítulo de este libro,  se ocupa en gran parte de un recuento vívido de los concursos de gladiadores con los que el edificio estaba más asociado, citando el oratorio de la muerte de San Ignacio, un obispo de Antioquía del siglo II, que había sido condenado a las bestias.

También hay descripciones de los ascensores y montacargas, movidos por una intrincada red de cables y poleas por los cuales los animales salvajes fueron llevados al nivel de la arena. Un capítulo final proporciona notas útiles para los turistas de hoy en día, entre otras, una sugerencia de que uno debe llegar al Coliseo al menos treinta minutos antes de su apertura, o alternativamente esperar hasta más tarde, antes de su cierre, después de la mayoría de los viajes en autobús y grupos grandes se han ido.

Para turistas, historiadores, estudiantes y lectores en general, este libro llena un vacío excelente. Las ilustraciones en blanco y negro están integradas con el texto, aunque el lector que quiera más sin duda deseará buscar en otro lado.

Mujeres y Poder

Mary Beard se dirige en un valiente libro a los misóginos y “trolls” que atacan y degradan sin piedad a las mujeres de todo el mundo, incluida, muy a menudo, la propia Mary. En Mujeres y Poder, indaga los orígenes de esta misoginia hasta sus raíces antiguas, examinando las trampas del género y las formas en que la historia ha maltratado a las mujeres fuertes desde tiempos inmemoriales.

El tema principal que abarca Mary Beard es el silencio femenino; ella busca tener una visión a largo plazo sobre la relación a nivel social que se torna incluso incómoda entre la voz de las mujeres y la mirada pública, el debate y las acotaciones de cada persona, para ir más allá del simple diagnóstico de la misoginia que tiende a recurrir la sociedad.

Entender la misoginia no es el objetivo. Beard reconoce que la misoginia tiene múltiples fuentes; Sus raíces son profundas y anchas.  Pero en este libro, se ve principalmente en la antigüedad griega y romana, un reino que incluso ahora, ella cree que, proyecta una sombra sobre nuestras tradiciones de hablar en público, ya sea que estemos considerando el timbre de un la voz de la persona, o su autoridad para pronunciar sobre cualquier tema dado.

Ya en la Odisea de Homero, Beard muestra a las mujeres como se les ha prohibido tener roles de liderazgo en la vida cívica, y el discurso público se define como inherentemente masculino. De Medusa a Philomela (cuya lengua fue cortada), de Hillary Clinton a Elizabeth Warren (a quien se le dijo que se sentara), Mary Beard dibuja paralelos esclarecedores entre nuestros supuestos culturales sobre la relación de las mujeres con el poder y cómo las mujeres poderosas proporcionan un ejemplo necesario para todas las mujeres que deben resistirse a ser aspiradas en una plantilla masculina.

Con reflexiones propias e íntimas sobre sus propias vivencias en línea con la discriminación, Mary Beard pregunta: si no se diferencia que las mujeres están dentro de la organización del poder, ¿no es el poder en sí mismo el que necesitamos determinar? ¿Y cuántos siglos más deberíamos esperar?. Un libro lleno de bastante poder, y esperanza para las mujeres del mundo.

La República romana tardía, 1985

En este libro se destacan algunas ideas interesantes sugeridas por los autores que incluyen la concentración de la riqueza y el poder de la élite, las tensiones entre las áreas romanas y periféricas en Italia y el “imperialismo defensivo” de la República tardía.

Beard y Crawford explican algunas de las superposiciones entre la riqueza extrema y el poder político en Roma. El dominio de la élite financiera de la política es un recordatorio de que, si bien a veces asociamos “republicanismo” y “democracia” con “igualdad económica”, es algo que realmente no deberíamos hacer. No hay un precedente histórico particular para ese vínculo. Ciertamente, no había nada económicamente igual sobre el poder político en Roma.

Los legisladores, un aproximado de trescientos hombres de las familias romanas más antiguas y ricas, se fundamentaron sobre la estructura política de la República. Todas las decisiones de importancia necesitaban la aprobación, “la consulta” de esta élite financiera. Estos senadores quedaron designados de por vida. Debajo de ellos, las instituciones que representaban los sustratos dieron voz a otros en la República. Y estas instituciones ponderaron deliberadamente la riqueza al distribuir la representación. Los ciudadanos romanos, hombres de propiedad, votaron para elegir a sus representantes, a menudo conocidos como magistrados. Un censo financiero clasificó explícitamente a todos los votantes según su riqueza.

Los miembros de la “clase” más importante del censo financiero se repartieron entre setenta, asegurando una gran ventaja ponderada a la élite financiera, y esta división le dio una influencia de voto ponderada a la élite, tanto individual como colectivamente. Los ricos eran mucho menos numerosos que los pobres, pero fueron asignados a muchas más unidades de votación.

Como resultado, el número de votantes en esas unidades habría sido relativamente pequeño, unos pocos cientos en los siglos de la primera “clase”, en comparación con muchos miles en el siglo pasado. La aritmética es obvia: la influencia proporcional de un solo votante en la primera “clase” fue muchas veces mayor que la del votante individual en las “clases inferiores”.

En los años exitosos, los italianos que viven fuera de la ciudad principal podrían aspirar, ya sea a través de la obtención de riqueza o mediante el talento como Cicerón, a penetrar en la élite de la ciudad de Roma.Sin embargo, algo se rompió en esos vínculos entre la élite romana y la gente “del campo” en el siglo I a. C. La ciudad de Roma cambió las reglas y dificultó a los italianos en las provincias periféricas disfrutar de la ciudadanía romana plena.

La gente más pobre comenzó a percibir que los beneficios de la riqueza y el poder se concentraban en Roma, dejando a los forasteros en las colonias latinas en la península italiana más atrás. Mientras tanto, Roma dependía cada vez más de la mano de obra de las colonias para mantener el orden en las fronteras.

Beard y Crawford señalan evidencia de que algunas élites en las provincias periféricas sufrieron cuando Roma intentó promulgar una reforma agraria, distribuyendo la riqueza a su costa. Esto creó tensiones entre las élites de la periferia y el centro.

En el extremo inferior de la escala, los soldados italianos probablemente recibieron menos botín que sus contrapartes romanas después de la conquista, lo que exacerbó aún más los sentimientos entre las colonias y Roma. Al final de la República, el resultado fue una rebelión total de quienes se sentían excluidos por las élites romanas.

Reconocimientos y Premios

La escritora y académica del Reino Unido fue galardonada el premio anual Princesa de Asturias en el año 2016, uno de los máximos honores otorgados de España, que abarca el campo de las Ciencias Sociales, todo gracias a su cuantiosa contribución y sobresaliente con respecto al estudio cultural, la política y la sociedad de la antigüedad clásica, así como asuntos públicos.

Fue destacada como una de las figuras intelectuales europeas más influyentes de la actualidad. Además, con este premio, el jurado destacó que el patrimonio de la tradición clásica y humanístico son reconocidas como fuente de inspiración en la reflexión social y la política contemporánea.

En el año 2009, se le otorgo el Premio de Historia Wolfson, el cual es concedido anualmente en el Reino Unido desde la década de los setenta, gracias a su libro y best-seller ” Pompeya: La vida de una ciudad romana o Pompeii: The Life of a Roman Town” y se convirtió en un exitoso documental de la BBC. También recibió El Premio del Círculo de Críticos Nacional del Libro, que promueve los mejores libros y revistas publicada en inglés, ya sean de ficción, poesía, biografías entre otros; este le fue concedido en el año 2013.

La Medalla Bodley le fue otrogada en el año 2016. Este un galardón que confiere la  Universidad de Oxford a personalidades que hayan hecho aportes distinguidos y notables en el área de la literatura. Recibió el honoris causa concedido por la Universitat Oberta de Catalunya (2019) y la Universidad Carlos III de Madrid (2017).

En junio del año 2018, la reina Isabel II de Inglaterra la convirtió en Dama de la Orden del Imperio Británico, un honor otorgado a los británicos que hacen las mayores contribuciones a la vida pública. En abril de 2013 fue nombrada profesora de literatura antigua y famosa Royal Academy of Arts. y el merito mas reciente le fue concedido el 20 de mayo de 2019, donde Mary Beard recibió un título honorífico de la prestigiosa Universidad de Yale, en Estados Unidos.

mary beard

Si te gusto leer este articulo, también te puede interesar leer alguno de los siguientes:

Biografía y Libros del Autor Roland Barthes

Biografía, libros y método de diseño del autor  Bruno Munari

Biografía, Reconocimientos y Libros del Autor  Jo Nesbo

(Visited 32 times, 1 visits today)

Deja un comentario