Ciro Alegría: Biografía Y Obras Literarias

Perú es un país de una fuerte riqueza histórica y en uno de los aspectos que se ve más reflejado es en la literatura, pues ha sido la nación donde han nacido numerosos escritores relevantes que con sus libros, han logrado trascendencia que ha permanecido a lo largo de los años. En esta ocasión hablaremos de Ciro Alegría, un hombre que pese a las dificultades que se le presentaron en la vida, no desistió en cumplir con sus sueños de convertirse en un gran escritor; te enseñaremos las obras de Ciro Alegría, así como también su biografía y más.

obras de ciro alegria

Acerca del autor

Ciro Alegría Bazán, más conocido como Ciro Alegría fue un hombre multifacético, ya que fue: un escritor, político y periodista origen peruano, quien es considerado una de las más importantes figuras de la narrativa indigenista, lo cual se re reflejado en el contenido de sus obras que invita a relacionarnos con la conciencia sobre las adversidades de la represión a la raza indígena y el deseo que el autor tuvo para que esa dura realidad pudiese ser conocida por todo el mundos.

Sus obras representan tanto para el Perú que son conocidas como “novelas de la tierra”; que cuentan con diversas ediciones y han sido traducidas en múltiples lenguas.

Al cabo de sus virtudes literarias, se le reconoce por su calidad humana que se veía destacada por su bondad y sencillez, combinada además con humor muy exclusivo de su forma de ser. Ciro Alegría es hijo de hacendados ricos y blancos, él se consideraba un cholo serrano, ya que nació en la sierra y convivió durante sus primeros años con indios y cholos, peones y empleados de los inmensos latifundios pertenecientes a su familia.

De ese recuerdo de su niñez y de los relatos que le contaron en esa etapa de su vida, surgieron sus prestigiosos libros indigenistas.  Recibió una educación liberal por parte de sus progenitores y que discrepaba con el entorno en el que se desenvolvió durante su crecimiento. Ciro Alegría es uno de los representantes más destacados del Grupo Norte que surgiera en la primera mitad del siglo XX en la ciudad de Trujillo.

obras de ciro alegria

Microbiografía

Nacido en la hacienda de Quilca en las cercanías de Huamachuco para el año 1909; Ciro Alegría, era el mayor de cinco hermanos y pasó su etapa primaria y secundaria en el Colegio Nacional San Juan que es un centro de educación de la ciudad de Trujillo, Perú. En este lugar tuvo como educador a quien en la actualidad sería reconocido como uno de los más destacados reformadores de la poesía del siglo XX, el poeta César Vallejo, quien fue el responsable de enseñar a Ciro a leer y escribir.

Para el año de 1927, este autor creó la Tribuna Sanjuanista, el cual fue un diario escolar que él mismo condujo; asimismo fue parte del Grupo Norte, conocido anteriormente como “Bohemia de Trujillo”, que fue un conjunto intelectual que relacionó a diversos genios de la literatura, arte, filosofía, política, entre otras áreas de distinta naturaleza en el norte de Perú.

Alegría vendría a integrarse a este grupo en sus últimos tiempos de vigencia; luego para el año de 1930, tuvo un papel importante en la constitución del partido revolucionario Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) de Trujillo, en compañía de Antenor Orrego, quien fue también otro pensador resaltante aprista.

Estas acciones de tipo político, ocasionaron que a Ciro lo persiguieran y torturarán, posteriormente que las fuerzas de ese gobierno dieran fin a la revolución del partido APRA en el año de 1932, el escritor fue metido a la cárcel aunque al año siguiente seria soltado a causa de una ley de amnistía, a través de la que se absolvía a todos los individuos que se les acorralaba para el juicio político y se admitió el retorno de los desterrados apristas. En dicha acción también fue liberado Víctor Raúl Haya de la Torre, quien para esa entonces era el líder del APRA.

obras de ciro alegria

Entre los momentos de esos acontecimientos, Ciro Alegría comienza a revelar unas cuantas narraciones, sin embargo en el año 1934 fue deportado a Chile. En este país, se daría el logro de triunfar en el concurso de la Editorial Nascimento por su primera novela “La serpiente de oro” para el año de 1935. Después con su libro de “Los perros hambrientos”, obtendría su segundo reconocimiento pero esta vez por la editorial Zig-Zag que al igual que la anterior, también pertenece a Chile.

Transcurrido los dos años, para el 1941, se le otorgó el premio por su novela “El mundo es ancho y ajeno” por parte de la editorial americana Farrar & Rinehart.

Luego de este último premio, Ciro vivió en Estados Unidos, Cuba y Puerto Rico. En todo ese trayecto, ejerció funciones como periodista, traductor, profesor de universidad y literatura; en esos años no hubo lanzamiento de alguna nueva obra de su parte. Para el año de 1960, regreso a su país de origen para retomar sus diligencias habituales, principalmente la política al incorporarse al partido Acción Popular en el año 1963. Tal dedicación lo condujo a ser diputado frente al Congreso de la República.

Para el año de 1963, el escritor realiza el lanzamiento de su última obra que se titula “Duelo de Caballeros”. Luego en el año de 1967 fallece a causa de un infarto agudo de miocardio en la zona de Chosica, por la provincia de Lima. Hubo una serie de relatos que quedaron sin completar, también algunos otros cuentos que se dieron a conocer por su viuda, Dora Varona, quien se dedicaría arduamente a profundizar en la vida y obras literarias de su difunto esposo.

Biografía ampliada

Habiendo conocido estos datos importantes que mencionan puntos como las obras de Ciro Alegría, veamos ahora su vida desarrollada de una forma más completa que te permitirá conocer mejor al autor, además se indicarán aspectos que antes no se señalaron y se detallará algunos que ya se encuentran contenidos en la microbiografía. La información se irá abarcando por etapas:

Nacimiento e infancia

El lugar de nacimiento de Ciro Alegría, fue en el caserío de Quilca, cerca de Huamachuco en La Libertad y que su extensión abarca unas 75.000 hectareas.

Este escritor, político y educador, es considerado como uno de los principales exponentes de la narración indigenista peruana que se veía reflejada en un claro problema existente para aquella época en donde los indígenas eran esclavizados, se vio impulsado a dar a conocer estas eventualidades con ayuda de sus obras. Allí en Quilca tuvo lugar los inicios de la vida de Ciro en un entorno presente de indios hasta que a los cinco años, se mudo con sus padres a Marcabal.

Es hijo de Jose Eliseo Alegría Lynch, quien proviene originalmente de Huamachuco, el padre de Ciro fue un adolescente de gran intelecto que desciende de ramas irlandesas y Quechuas, este contrajo matrimonio con su prima hermana María Herminia Bazán Lynch,  José Alegría era hijo de un hombre imponente llamado Don Teodoro y María Bazán por su parte, era una de las hijas del capataz de la hacienda donde vivían.

Aunque al principio Don Teodoro, no aprobó la relación de estos dos primos lejanos, termino aceptando incluso que contrajeran matrimonio y a corto plazo forzó a que su hijo se hiciera cargo del control de las propiedades agrarias en Marcabal Grande, para que así Don Teodoro pudiese dedicarse a la política como diputado. Se dice que el padre de Ciro tenia vocación hacía el periodismo y la medicina, asimismo era un hombre que le gustaba leer las obras de Manuel González Prada, quien tenía ideales anarquistas.

Luego de transcurrido un tiempo, Don Teodoro considero que su nieto debía formarse y es por ello que opto por deportarlo a Trujillo sin sus padres a casa de su abuela, donde permaneció mientras ejercía sus estudios en el Colegio San Juan. Para el año de 1920, contrajo malaria y fue devuelto a los Andes para su recuperación donde continúo con su preparación académica en el Instituto Moderno de Cajabamba.

En ese lugar se estableció en el hogar de su tío Gerardo Falcón. Posteriormente en el año 1923, perduró durante un tiempo en la mencionada haciendo de Marcabal Grande, donde llevo a cabo actividades agropecuarias en compañía de los trabajadores. Fue en estas actividades donde se familiarizo con el estilo de vida de los indígenas, adoptando así ciertos aspectos de ellos y un elemento fundamental para la realización de sus obras.

Adolescencia

Para el año 1924, su padre José Alegría, lo traslado nuevamente a Trujillo, para que culminara la secundaria en el Colegio San Juan. En el trascurso de esta etapa de su vida, surgió la pasión por la escritura, que luego iría puliendo con la motivación de su familia y la autoconfianza que el mismo se tenía, así dio paso a la creación de sus primeras narraciones y poemas.

De manera especial, su madre fue la persona que influyo en gran medida para la pasión literaria del escritor que tuvo mucha influencia en su vocación literaria, era a ella, a quien le relataba sus primeros escritos y de quien recibía los primeros consejos y opiniones que fueron expresados con amor y cariño.

En Las vacaciones de 1925 tuvo la oportunidad de permanecer en la Hacienda Galindo, en los alrededores de Trujillo, en casa de su tío Constante Bazán Lynch. Fue este el sitio donde pudo conocer cómo era la vida y costumbres de una haciendo rodeada por caña de azúcar.

Para el año de 1926, la madre de Ciro Alegría, fue víctima de una terrible enfermedad que requirió que partieran urgentemente a Trujillo; al llegar al Hospital, ella fue intervenida pero durante el transcurso de este acto, perdió la vida a tan solo 40 años de edad, y esto es algo que lógicamente afecto a Ciro.

El joven decidió huir de Trujillo y dirigirse a Lima en compañía de un amigo suyo que llevaba por apellido “Rojas”, este había creado un nuevo producto que se trataba de un acumulador y pretendía sacar provecho de ello al comercializarlo en esta ciudad. Ciro por su parte se fue también con la intención de cumplir sus sueños y por consiguiente, se llevó todos los escritos y cuentos que tenía con la esperanza de lograr algo con ellos.

A los tres días y no habiendo podido tener suerte ninguno de los dos, Rojas abandona a Ciro, ya que este último se queda en Lima para seguir perseverando un poco más, aunque lo que consiguió fue fracasar al extremo de quedarse sin dinero y como no tenía donde quedarse, tuvo que dormir en los bancos de un zoológico hasta que un tío lo descubrió y lo persuadió para que se devolviera a Trujillo, Ciro le hizo caso a su tío y retorno a esta tierra para proseguir con sus estudios sin importar el tiempo que había malgastado en Lima.

Para 1927, ya en el cuarto año de la secundaria, a Ciro se le asignó el cargo de director del periódico escolar. Eso atrajo a Antenor Orrego, quien se comunicó con Ciro y le propuso que trabajará con él con el cargo de periodista en el diario “El Norte” en el tiempo de las vacaciones escolares de Enero a Marzo para el siguiente año de 1928. Ciro laboro con el puesto de reportero policial y a través de ese trabajo, pudo ver como llegaban los frutos, en estos tiempos se le presento la oportunidad de publicar sus versos de forma atrevida.

Para el año 1928, no le dio detenimiento a sus estudios y cuando ya se encontraba en la etapa cumbre de la secundaria, de igual manera seguía prestando sus servicios a diario “El Norte” y realizando trabajos exclusivos que no requerían de todo su tiempo, por lo cual tenía la disponibilidad de llevar a cabo todas esas actividades.

Etapa Universitaria

En 1929 ejerció oficios en una empresa de construcción, por ello estuvo involucrado en la realización de la carretera y el puente llamado Virú localizados en Trujillo. Después retomo sus actividades en diario El Norte pero ese mismo año fue víctima nuevamente de la Malaria.

Para 1930, a causa de una disputa que tuvo con su jefe Orrego, Ciro decidió renunciar a diario El Norte y se puso a trabajar con otra compañía de redacción trujillana llamada La Industria. Asimismo se integró a la Facultad de Letras de la Universidad Nacional de Trujillo. Se puso de acuerdo con otro compañero para la constitución de un movimiento que buscaba una reforma universitaria, aunque este plan no tuvo éxito y en compañía de dirigentes que conformaban este movimiento, fueron todos expulsados de la institución.

Militante aprista

A principios del año 1931, Ciro se inscribió al Partido Aprista y se hizo parte del Comité Ejecutivo del Primer Sector del Norte, con núcleo en Trujillo. En este período se propuso estar de lleno en las actividades de publicidad política como medio de promover los ideales del partido, que posteriormente dio paso a la oposición del reciente gobierno de Luis Sánchez Cerro.

En Diciembre del año 1931, el ahora militante Ciro Alegría, fue encarcelado y se mantuvo en esta condición hasta el 7 de Julio de 1932, aunque fue liberado por la revolución que se llevó a cabo en esos tiempos, de esta forma él se unió a la protesta que vivió represiones duras.

Ciro estuvo fugitivo durante la búsqueda que tenían en su contra y pudo esconderse durante cierto plazo pero fue hallado y recapturado en la provincia de Celendín, siendo esta capital de la Provincia del mismo nombre.

Después de estar nuevamente en la cárcel, fue trasladado a Trujillo para ser enjuiciado por el tribunal responsable de emitir sentencias a aquellos rebeldes que cometieran actos en contra del gobierno, se le condeno a diez años en prisión en ausencia. En su encierro, fue torturado y posteriormente transportado a Lima donde estuvo como recluso en la penitenciaria. Durante este encierro, fue visitado en varias ocasiones por Rosalía Amézquita Alegría, quien era su tía y estuvo con él cuando estudiaba segundo grado.

De este contacto frecuente entre ellos, se produjo un enamoramiento que se prolongó hasta el régimen del general Óscar R. Benavides quien emitió la ley de amnistía para los encarcelados que no tuviesen juicio y los que se encontraban en procedimiento de ser enjuiciados.

El problema es que por la sentencia que Ciro tenia, esta ley parecía no ayudarle precisamente en su caso, sin embargo un jurista reviso y revelo que las sanciones de este tipo, eran ilegales. Por lo cual, a Ciro le iba a permanecer el estado de enjuiciado y se le podría aplicar la ley de amnistía, lo cual provoco su libertad en Octubre de 1933.

Inmediatamente se incorporó a la escritura del diario aprista La Tribuna de Lima, donde hizo varias crónicas, reportajes y ocasionalmente la sección “Barricada”. Tras ser particípe en el denominado “complot de El Agustino” (intento revolucionario del APRA en Lima), en diciembre de 1934 fue deportadoo a Chile.

Destierro en Chile y sus primas novelas

Ciro Alegría tenia paisanos  que también se desempeñaron en la literatura, poesía y otras disciplinas, uno de los principales era José Santos Chocano Gastañodi quien era considerado “el Poeta Nacional del Perú” o “Cantor de América”, estos apodos le fueron asignados porque era considerado como uno de los literatos y poetas más relevantes del Perú.

 En la tarde del 13 de diciembre de 1934, José Chocano iba montado en un tranvía de Santiago de Chile,  pero de manera inesperada, un hombre llamado Martín Bruce Padilla, atento contra él, clavándole un cuchillo dos veces en el corazón y provocándole una muerte instantánea; este mismo día, Ciro se puso en marcha rumbo a Santiago.

Para el año de 1935, Ciro contrajo matrimonio con Rosalía Amézquita ya que esta decidió mudarse a Chile por amor a él. El primer cuento de Ciro estaba titulado “El Marañón” pero esta tuvo cambios y paso a ser titulada como “la Serpiemte de Oro”, lo cual sería entonces su primera obra literaria y con esta ganaría un premio y reconocimientos. Un año después, fue seleccionado como integrante del directorio de la Sociedad de Escritores de Chile, lo cual es un ente cultural que une a representantes destacados de la poesía o la literatura.

A partir de este acontecimiento, empezó a laborar en la Editorial Ercilla, en el cargo de corrector de la edición, revisión y corrección de los escritos en las diferentes etapas del procedimiento de la editorial. De igual forma también tradujo obras de Stefan Zweig e Ilya Ehrenburg, para la Editorial Zig-Zag.

A finales del año 1936, debido a la difícil vida en la cárcel y los conflictos por sus antiguas participaciones en la vida política, su salud se deterioró con una tuberculosis pulmonar que lo ataco. Ciro tuvo que ser internado en el sanatorio de San José de Maipo y en ese lugar permaneció durante el plazo de dos años.

Cuando estuvieron a punto de darle de alta, le administraron un neumotórax, Inyección de aire u otro tipo de gas que se implanta con propósitos benéficos en la cavidad de la pleura para evitar el movimiento del pulmón. Esto le ocasiono una embolia cerebral, lo que al mismo tiempo le produjo una parálisis temporal en la mitad de su cuerpo, lo que le incapacito para seguir escribiendo hasta su mejoría.

Mientras se esperaba a que su condición se estabilizará con la ayuda de terapia, compuso el libro de “Los perros hambrientos”, para completarla, requirió poner su mayor esfuerzo durante un mes completo. Esta novela fue revelada ante el concurso de la Zig-Zag y entre 62 libros que fueron expuestos, el suyo logro posicionarse de segundo, aunque esta decisión de los jurados fue objeto de debate.

La obra fue lanzada finalmente en Agosto del año 1939 y para el año anterior, este escritor fue testigo del nacimiento de su primer hijo a quien le pondría por nombre, Ciro Guillermo.

El mundo es ancho y ajeno, su gran novela

Gracias a la asistencia financiera de un conjunto de intelectuales anónimos, Ciro fue capaz de llevar a cabo la composición del libro de su colección que contiene mayor cantidad de páginas, este es “El mundo es ancho y ajeno”, culminada en octubre de 1940, y este sería un año no solamente para celebrar esta gran publicación sino además la venida al mundo de su segundo hijo quien fue bautizado como Alonso, quien seria considerado un importante dramaturgo del Perú.

Con este libro, obtuvo el triunfo en el año 1941 del Concurso Latinoamericano de Novela, Unión Panamericana de Washington. Fue convidado a ir por su premio a la ciudad de Nueva York, Ciro se trasladó hasta allá y su familia quedo en Lima. El premio le fue entregado en un banquete que se le ofreció en el Hotel Waldorf Astoria, el Día de las Américas, el 14 de abril de ese año. Este libro ha sido durante todos estos años, una obra emblemática de la literatura de Perú e Hispanoamérica.

Junto con el escritor venezolano Mariano Picón Salas. El 19 de abril de 1941, Ciro Alegría emprendió un viaje a Puerto Rico y estando allí, formo parte de la Conferencia Interamericana de Escritores. Asistió luego al Congreso de Escritores Americanos de Washington, lugar en el cual se relacionó con Waldo Frank, y ambos se hicieron amigos desde ese momento. En octubre de 1941 apareció la traducción al inglés de El mundo es ancho y ajeno (Broad and allien is the world) y este se posiciono en el cuarto lugar de las ventas según el periódico.

Estancia en los Estados Unidos y Puerto Rico

En vista de los acontecimientos de este último año con la segunda guerra mundial, pero precisamente por el ataque de los japoneses a la base naval de Estados Unidos, conocido como “ataque a pearl harbor”;  y al prohibírsele a Ciro regresar a Chile a causa de este conflicto, opto por prestar sus servicios durante cierto tiempo a la revista Selecciones del Reader’s Digest para el año de 1942.

Tuvo también un cargo en la sección de prensa de la oficina que era responsable de la difusión de guerra de los Estados Unidos en América Latina, con sede en Washington. En 1943 fue cambiado a las instalaciones de esta corporación pero en Nueva York, donde desempeñaría funciones en el área de Radio, y ocasionalmente, en la de Prensa.

En el transcurso del año 1945 trabajo como traductor de la organización cinematográfica Metro-Goldwyn-Mayer. El año anterior a este se divorció de Rosalía Amézquita. Para el año de 1946, el dramaturgo fue convocado por Don Federico de Onís para la realización de un curso acerca de la novela hispanoamericana en la Universidad de Columbia, esta invitación provino de parte de su amiga Gabriela Mistral desde la ciudad de San Francisco.

Esta fue icono importante de la literatura en Chile y Latinoamérica, sin duda otra de las personas más famosas con las que Alegría tuvo un especial vinculo.Estos dos escritores fueron amigos por lazos que iban unidos al aspecto ancestral de las montañas de los andes, donde rito, infancia y aridez sirvieron para que Gabriela y Ciro llegaran a ser como hermanos cómplices, andinos, al mismo tiempo que los dos recorrían el mundo encontrándose en algunos sitios, incluyendo la residencia de Mistral en Santa Bárbara, California.

Una observación llamativa acerca de los poemas de Gabriela Mistral, es la que inspiro a Ciro en su para la obra “Gabriela Mistral Íntima”, comenzado a partir del fallecimiento de la poeta para el año 1957 en Nueva York. En esos mismos tiempos, con quien se relaciona en una conferencia dictada en la Universidad de Puerto Rico, con esta segunda esposa, no tuvo hijos y este matrimonio no duro largo tiempo.

En el año 1948, el dramaturgo sufrió de un dolor en la vesícula que aparentemente tiene sus raíces en el tiempo de estadía que Alegría estuvo en la Penitenciaría de Lima. Fue intervenido por medio de una operación y todo salió bien.

Para ese año se desligo totalmente y sin marcha atrás del partido aprista a quien tanto había apoyado anteriormente, exponiendo su condición en publicaciones de El Diario de Nueva York. Asimismo de este diario, contribuyo también en La Prensa de esa ciudad y en revistas en inglés como Red-BookEncoreFree WorldThe Nation y otras más.

Para 1949 fue empleado por la universidad de Puerto Rico, donde fue el encargado de dirigir cursos sobre Literatura Hispanoamericana y Técnica de la Novela por un período de cuatro años, en el Departamento de Estudios Hispánicos, y un curso sobre Problemas Contemporáneos en la Facultad de Pedagogía. En esos años apoyo además en el diario El Mundo de San Juan de Puerto Rico y la revista Asonante.

En el año 1950 se mostró ante el Congreso de Literatura Ibero-americana celebrado en Albuquerque, Nuevo México, un trabajo sobre “El Personaje de la Novela Hispanoamericana”. Se publicó en las Memorias de dicho Congreso.

Estancia en Cuba

Recibió una cordial invitación al Congreso de Escritores Martianos en La Habana para el año de 1953, donde se agruparon ciento de escritores de Europa y América. Le dieron el titulo de vicepresidente de la Comisión II de dicho Congreso, que se encargaba de evaluar los temas literarios y artísticos.

Desistió a su cátedra de la Universidad de Puerto Rico y se puso a vivir para ese momento en Cuba, aplicandose arduamente a su labor como escritor y periodista. Es así como se encargó de cuatro proyectos de novela. Desde Cuba colaboró también con la revista Letras Peruanas.

En 1956 fue invitado por la Universidad de Oriente (Santiago de Cuba) para dirigir un curso que tratará de la novela y su técnica. Asimismo, accedió a redactar la historia de la Casa Bacardi, productores del famoso ron del mismo nombre. La tituló Cien años de vida productiva.

En 1956 conoce a la poetisa cubana Dora Varona, de quien se enamoró y se casó el 25 de Mayo de 1957. Esta fue su última esposa y acompañante en viajes a países como Estados Unidos, México, Puerto Rico, Santo Domingo y Jamaica. Con ella tuvo cuatro hijos que fueron: Cecilia, Ciro Benjamin, Gonzalo y Diego. Este ultimo nació después de cinco meses que su padre falleciera y perdió la vida muy joven a los quince años en un accidente.

Retorno al Perú e incursión en la política

En 1957 fue convocado al Festival del Libro Peruano, organizado por los editores Juan Mejía Baca, P. L. Villanueva y Manuel Scorza. Tras 23 años de una prolongada separación, regresó a Perú el 4 de diciembre de 1957. Él tenía la intención de emprender este viaje de retorno desde hace tiempo pero los planes se veían frustrados a causa de los régimen dictatoriales y gobiernos hostiles, se le limitaba su libertad y no le permitían pisar nuevamente su patria.

Fue testigo recibimiento muy grato, pues era muy popular y su libro adquirió expansión con el Festival del Libro Peruano, en donde estuvieron algunas de sus amistades y colegas, Jorge Icaza y Enrique López Albújar.

Ciro tuvo una travesía por cada rincón de Perú dictando charlas y conferencias en Universidades y establecimientos para promover la cultura; Ciro conto con la compañía de su esposa Dora Varona. Se le dio el nombramiento de doctor honoris de parte de la Universidad de Trujillo. Después de esto, retorno a Cuba con la intención de volver a corto plazo al Perú.

A partir de febrero de 1958, puso su mayor esfuerzo para apoyar al diario “El Comercio de Lima”. En Diciembre de ese mismo año, viene al mundo su hija Cecilia, pero debido a las complicaciones en el ámbito político de la isla a causa de la revolución cubana  contra el gobierno del dictador Fulgencio Batista para que así Fidel Castro tomará el poder, Ciro decidió entonces irse con su familia rápidamente al Perú.

El 12 de enero de 1960 viajo otra vez a Lima y En abril de ese año, padeció de una úlcera duodenal que le afecto el hígado y pero un mes después lo operaron, en este tiempo de recuperación, se decido a redactar diversos cuentos y leyendas.

El 23 de abril de 1960 la Academia Peruana de la Lengua, cuyo responsable era Víctor Andrés Belaunde; lo selecciono por acuerdo como integrante de número. En octubre fue para el Tercer Festival del Libro de América, en Buenos Aires. Se fue de viaje para Montevideo y trabajo con el diario argentino La Nación. En 1961 dejo de prestar servicios a diario El Comercio para hacerlo ahora con diario Expreso, y para la revista Caretas de Lima.

Se inscribió al partido Acción Popular, dirigido por el arquitecto Fernando Belaúnde Terry. Luego de perder en las elecciones de 1962 como candidato al senado por La Libertad, en las elecciones de 1963 obtuvo una diputación por Lima. En setiembre del mismo año se estrenó su cuento de “Duelo de caballeros”, en la editorial Populibros, cuento que fue acogido positivamente.

Estuvo en el Segundo Encuentro Internacional de Escritores, celebrado en Berlín en 1964 y al que hicieron acto de presencia: Jorge Luis Borges y Julio Ramón Ribeyro. Fue convidado por el Parlamento francés a Francia, país al que se dirigió para posteriormente viajar también a Italia, quedando realmente encantando con este último.

Encontrándose en ese lugar, se le hizo llegar una exclusiva invitación de la Universidad de Yale y se fue para Nueva York, Sitio en el que se dispuso a dictar numerosas charlas y conferencias. De retorno al Perú, estuvo un tiempo en Brasil.

Ya de regreso a su país luego de conocer tantos lugares, fue a Chaclacayo con su familia para estar en un lugar que pudiese tener un clima más agradable, asimismo participó en el Primer Encuentro de Narradores Peruanos, llamado por la Casa de la Cultura de Arequipa, que administraba el opinante Antonio Cornejo Polar. El 28 de mayo de 1966 fue elegido presidente de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas (ANEA), derrotando a Luis Alberto Sánchez, quien para ese momento, era rector de la Universidad de San Marcos.

Ciro se caracterizaba por ser un fumador implacable, y se creía integrante de la “generación del 30”. Concurría a artistas de variadas generaciones. Fue constante de las tertulias (Conjunto de personas que se reunían frecuentemente para dialogar o debatir acerca de diferentes tópicos, generalmente el sitio podía ser un café o, abiertamente, en un programa de televisión o de radio) que coordinaba el editor Juan Mejía Baca, variando con Martín Adán, Arturo Hernández y Francisco Izquierdo Ríos.

Fallecimiento

Murió el 17 de febrero de 1967, a la 1:30 a.m con mucho dolor por un infarto al corazón, su partida fue bastante inesperada porque lucía estar lleno de vitalidad y de vida a sus 58 años de edad. El Presidente Belaunde, en memoria a Ciro; decretó que le fueran tributados honores de Ministro de Estado. Fue también condecorado con las Palmas Magisteriales (reconocimiento de aquellos grandes pensadores que con sus contribuciones, impulsaron al desarrollo en las áreas de educación, la ciencia, la cultura y la tecnología del Perú) en su mayor rango: el de Amauta.

Hoy en día, una variedad de entes culturales y centros educativos del Perú, así como una calle de Miraflores y un pueblo de la Amazonía peruana, tienen el nombre el escritor.

Contexto literario

Ciro Alegría es considerado uno de los principales novelistas de la corriente indigenista en el Perú además de José María Arguedas; Sin embargo mientras que Ciro se inclina hacia el indigenismo primigenio que corresponde al año 1930, Arguedas por otro lado, se enfoca al denominado neo-indigenismo que estaba presente para el año 1941, cuando salió a luz la novela final de Alegría, surgió la primera de Arguedas que se titula “Yawar Fiesta”.

Los dos escritores mantuvieron un respeto mutuo y no le dieron consentimiento a la rivalidad que algunos críticos quisieron originar entre ellos. Ciro relata el estilo de vida de los indígenas del norte del Perú, los cuales son muy distintos a los que abarca Arguedas, que son pertenecientes del sur. Una de las más notables distinciones es que el indio del norte posee mayor cultura y mestizaje, no están comúnmente familiarizados con el quechua pero este aspecto no disminuye que sean simbólicos para el país.

Las obras literarias de Ciro Alegría se divulgaron rápidamente a otros países, esto se vio influenciado por el encierro que mantuvo en el extranjero por las protestas del APRA. En Chile elaboró y dio a conocer sus dos primeras creaciones, La serpiente de oro y Los perros hambrientos, así como su majestuoso libro “el mundo es ancho y ajeno” que fue ganador del premio americano y transcrito en 14 idiomas.

Mario Vargas Llosa, quien es otro gran influyente de la literatura y ganador de diversos premio, reconoce que esta ultima de Ciro es “el punto de partida de la literatura narrativa moderna peruana y su autor nuestro primer novelista clásico”.

La obra de “El mundo es ancho y ajeno”, plasma los fundamentos de un Perú moderno y abundante de mestizaje, culturas y tradiciones que la hacen una ciudad rica. Los personajes de esta historia, se ven forzados a desprenderse de su comunidad andina de Rumi a causa de la injusticia  con el despojo de sus propiedades en manos de un malvado hacendado, conocido con el nombre de Don Álvaro Amenábar y por consiguiente, los personajes se mueven por todo el territorio peruano con la esperanza de poder conseguir las formas de sobrevivir.

El cuento involucra a dos personajes principales o figuras heroicas: Rosendo Maqui, que representa al indio sabio, mayor y tradicional, y Benito Castro, el cholo joven que vuelve a su comunidad cuando muere Rosendo con el fin de defender el derecho de sus gentes a vivir en sus tierras.

Y aunque la defensa de integridad es algo acentuado en esta última obra del escritor; lo cierto es que todos sus libros contienen esa perspectiva que va en contra de las desdichas y las iniquidades sociales de los que son víctimas los más mansos, sobretodo la raza indígena.

Sus historias son consideradas como heroicas y en ella se resalta lo que deriva de la cultura peruana, simultáneamente con la batalla de sus habitantes para prevalecer con el tiempo. En ellas, el relato se realiza proyectando los cuentos de un conjunto de personajes que pertenecen a una comunidad en común alrededor de un único foco central que los vinculaba.

En sus 27 años de vida, posteriormente de la publicación de las que fueron y siguen siendo sus tres grandes obras indigenistas; Ciro Alegría únicamente dio a conocer un libro de cuentos, que los críticos calificaron como diminuta ante la narración de “Duelo de Caballeros”. Asimismo estuvo ligado a cuatro proyectos de novela: Siempre hay caminos, Lázaro, El dilema de Krause y El hombre que era amigo de la noche.

De estas solamente pudo terminar  solo la primera indicada, que se publicó después de su muerte, esta es una breve narración vista por los opinantes como una joya literaria donde cada uno del contenido de sus páginas es muy valioso. Las otras tres obras sobrantes, quedaron incompletas y sus fragmentos han sido sacados a la luz.

De estas obras, cabe destacar Lázaro, un proyecto lleno de ambición que el escritor dejo de atender en 1954, pero que tuvo las posibilidades de haber sido una majestuosa obra literaria de temática obrera, teniendo como personajes principales a los empleados de las grandes haciendas azucareras de la costa norte del Perú.

Analizándola; se pudo determinar que iba a ser un tipo de continuación para la obra de “El mundo es ancho y ajeno”. Entre las teorías que tratan de justificar la renuncia a la culminación de estos proyectos novelísticos, se debió a la carencia de que la razón del abandono de sus proyectos novelísticos fue la falta de un estímulo editorial, eso en conjunto con la variedad de otras actividades que realizaba como periodista, educador y hay que tomar en cuenta las eventualidades con respecto a su salud física.

Estos factores agrupados pudieron haber afectado que Alegría diera rienda suelta y consiguiera la inspiración suficiente que el actualmente pudiese habernos brindado una colección más amplia entre sus obras.

Obras

Además de las novelas y cuentos que Ciro Alegría hizo mientras aún permanecía vivo, es necesario señalar que, debido a la aguda diligencia política y periodística que estuvo presente en una gran extensión de su paso terrenal, el grueso de su elaboración redactada se localiza en diferentes diarios de aquellos tiempos, y no existe un análisis simplificado que la agrupe.

Por otra lado, cierta fracción también representativa de la obra de Ciro Alegría (una novela resumida, fragmentos de otras novelas, cuentos, memorias, etc.) ha sido revelada posterior a su fallecimiento, gracias a la colaboración, recopilación y clasificación de Dora Varona, quien estuvo también sumergida en la poesía y fue su última compañera en vida.

En vida, Alegría realizo las obras que se presentan a continuación:

-La serpiente de oro (Santiago de Chile, Editorial Nascimento, 1935), novela Primer premio del concurso de novela convocado por la Editorial Nascimento de Chile.

-Los perros hambrientos (Santiago de Chile, Editorial Zig Zag, 1939), novela, Segundo premio del concurso de novela convocado por la Editorial Zig-Zag de Chile.

-La leyenda del nopal (Santiago de Chile, Editorial Zig Zag, 1940), cuentos ilustrados para niños.

-El mundo es ancho y ajeno (Santiago de Chile, Editorial Ercilla, 1941), novela. Primer premio del concurso Latinoamericano de Novela convocado por la Editorial Farrar & Rinehart de Nueva York.

-Las aventuras de Machu Picchu (Editorial desconocida, 1950) .

-Duelo de caballeros (Lima, Populibros, 1962), colección de 7 cuentos y 2 relatos.

Después de su muerte y a base de escritos insertos en la prensa periódica o manuscritos inéditos, su viuda Dora Varona editó las siguientes obras:

-Panki y el guerrero (Lima, 1968), cuentos y leyendas amazónicas para niños. Premio Nacional de Literatura Infantil “José María Eguren”.

-Gabriela Mistral íntima (Lima, Editorial Universo, 1969), ensayo.

-Sueño y verdad de América (Lima, Editorial Universo, 1969), relatos de hechos históricos basados en los cronistas y en Ricardo Palma.

-La ofrenda de piedra (Lima, Editorial Universo, 1969), tres cuentos, un relato, cuatro fragmentos de novelas y completa la magistral novela corta Siempre hay caminos.

-Siempre hay caminos (Lima, Editorial Universo, 1969), novela corta.

-El dilema de Krause (Lima, Ediciones Varona, 1969), novela inconclusa, de carácter testimonial y autobiográfico sobre su paso por la Penitenciaría de Lima.

-La revolución cubana: un testimonio personal (Lima, Editorial PEISA, 1971), ensayo.

-Lázaro (Buenos Aires, Editorial Losada, 1973), novela inconclusa.

-Mucha suerte con harto palo (Buenos Aires, Editorial Losada, 1976), memorias armadas a base de distintos escritos periodísticos, autobiográficos y ficcionales.

-Siete cuentos quirománticos (Lima, Ediciones Varona, 1978), narraciones urbanas ambientadas en Nueva York y ciudades hispanoamericanas (cinco cuentos, un fragmento de novela y la notable novela inconclusa El hombre que era amigo de la noche).

-El sol de los jaguares (Lima, Editorial Varona, 1979), cuentos amazónicos,

-Fábulas y leyendas americanas (Madrid, Editorial Espasa-Calpe, 1982).

Después se revelaron un conjunto de leyendas y cuentos clasificados (gran parte de ellos derivaron de El mundo es ancho y ajeno) estos irían dirigidos a un público infantil y juvenil:

-Sueño y verdad de América (Madrid, Alfaguara, 1985).

-Fitzcarraldo, el dios del oro negro (Madrid, Alfaguara, 1986), cuentos.

-Sacha en el reino de los árboles (Madrid, Alfaguara, 1986), cuentos.

-Nace un niño en los Andes (Madrid, Alfaguara, 1986), cuentos.

-Once animales con alma y uno con garras (Madrid, Alfaguara, 1987), libro de cuentos armado a base de fragmentos de las tres primeras novelas de Ciro.

-El ave invisible que canta en la noche (Madrid, Alfaguara, 1989), cuentos extraídos íntegramente de El mundo es ancho y ajeno.

-Mi alforja de caminante (Lima, Editorial Norma, 2007), cuentos y relatos.

-El zorro y el conejo (Lima, Editorial Norma, 2008).

Algunas frases emblemática de una de sus obras más importantes: Serpiente de Oro

“El Marañón encañonado ruge como un puma enjaulado”

Con esta frase, el escritor quiere transmitirnos el ardor que tenía el esplendoroso Río Marañón en en el cual se desenvuelve esta obra. Ocurriendo así los sucesos más importantes de esta y comenzando a desarrollarse las vidas de los habitantes del pueblo Amazónico del Perú.

“Balsero calemarino, forastero en tierra ajena. Pobrecito forastero, poncho al hombro y sin sombrero”

Esta nos quiere dar a entender la realidad experimentada por los balseros y trabajadores de sol a sol. Asimismo, la extraña aventura de estos. Lo cual juntará a sus ojos las situaciones trabajosas que les tocaba vivir diariamente sin seguridad alguna al salir a trabajar exponiéndose al caliente sol.

“¡Machete! ¡Hachas! ¡Desmonte! ¡Vamos pa la quebrada! ¡Vamooóos!”

Al contemplar esta relevante frase, se puede apreciar que para ir a la quebrada se requieren diferentes utensilios de fuerza. Los cuáles otorgaban la capacidad necesaria para derribar árboles, así como de cortar los elementos que pedían para su uso.

Época escuela o movimiento literario

Algunos aspectos generales sobre esto, son los siguientes:

Época escuela o movimiento:

Ciro Alegría corresponde a la segunda República, sus obras son escritas en los años 30 y 40, así que pertenecen al movimiento narrativo indigenista.

El Indigenismo:

Busca una ampliación de la cognición histórica para atestiguar los elementos constitutivos de nuestra nacionalidad. El indigenismo enaltece al indio, sus valores y protesta por su situación postergada en el Perú.

Escritores de la época contemporáneos a Ciro Alegría:

-José María Arguedas.

-Alejandro y Arturo Peralta.

-Emilio Vásquez.

-Dante Nava.

-Guillermo Mercado.

-Mario Florián.

-César Vallejo.

-Enrique López Albújar.

– Abraham Valdelomar.

también podría interesarte leer:

Etgar Keret: Biografía, Cuentos y Entrevista

Biografia De Albert Sanchez Piñol Y Sus Libros

Cruzada En Jeans (Libro): Resumen, Análisis Y Personajes

(Visited 4.528 times, 17 visits today)

Deja un comentario