Biografía y Libros del Autor Roland Barthes

Roland Barthes fue un crítico literario francés, escritor de ensayos, literario y social, además de filósofo y semiótico. Barthes podría no ser un hombre conocido, pero ayudó a dar forma a cómo hablamos de literatura hasta hoy dia. Roland Barthes, fue un gran intelectual y uno de los franceses más influyentes en el campo de la simbología, o el estudio de signos y símbolos y sus interpretaciones.

roland barthes

Biografía

Roland Gérard Barthes nació el 12 de noviembre de 1915 en en la ciudad de Cherbourg en Normandía, Francia. Era hijo del oficial marítimo Louis Barthes, quien fue asesinado en una batalla entre las cosas de Noruega y Dinamarca poco  después del nacimiento de su hijo Roland, por lo que él y su madre, Henriette Barthes, se mudaron más cerca de su familia en la ciudad de Bayona. Entre su madre, su tía y su abuela lo criaron en la ciudad francesa de Bayona, donde recibió su primera exposición a la cultura, aprendiendo piano de mano de su tía, quien tenía un gran talento musical.

Sin embargo, los tiempos aún eran difíciles para la familia, especialmente cuando los abuelos de Roland se negaron a seguir apoyándolos económicamente después de que su madre tuvo un segundo hijo ilegítimamente.  Sin embargo, a pesar de estas arduas dificultades, cuando el joven tenía nueve años, su madre se mudó a París y fue allí donde él se convertiría en el hombre que llego a ser (aunque su apego a sus raíces provinciales se mantendría fuerte y vivas durante toda su vida). El joven Roland logro obtener una educación de los Lycées Montagne y Louis-le-Grand entre los años 1924 y 1934.

Roland Barthes mostró una gran promesa como estudiante y pasó el período de 1935 a 1939 en la Sorbona (Universidad de París), obteniendo una licencia en letras clásicas(1939) y otro en gramática y filología (1943). Desafortunadamente, también estuvo invadido de problemas de salud durante este período, sufriendo de tuberculosis que a menudo tuvo que ser tratada en forma aislada en diferentes sanatorios, colocándolo incluso varias veces en cuarentena.

Sus problemas físicos y repetidos de salud interfirieron con el progreso de su carrera académica, afectando sus estudios y su capacidad para tomar ciertos exámenes de calificación. Sin embargo, también lo mantuvo fuera del servicio militar durante la Segunda Guerra Mundial. Si bien se mantuvo fuera de las principales universidades francesas significaba que tendría que viajar mucho para ocupar puestos docentes, Barthes más tarde profesó evitar intencionalmente las principales universidades que otorgaban títulos a lo largo de su carrera.

roland barthes

Preparación Académica

A pesar de los continuos problemas de salud, Roland se mantuvo activo, incluso utilizando su tiempo en cuarentena para mantenerse al día con la lectura y la escritura. Durante la mayor parte de la década posterior a su título final, Barthes también consiguió trabajos de enseñanza en varias escuelas diferentes, desde escuelas primarias en su antiguo pueblo de Bayona y París hasta instituciones de educación superior como el Instituto Francés, Bucarest y la Universidad de Alejandría.

Su vida, desde el año 1939 hasta 1948, pasó la mayor parte del tiempo obteniendo una licencia en gramática y filología, publicando sus primeros trabajos, y participando en un pequeño estudio médico además de continuar luchando con su salud. En 1948 volvió al trabajo puramente académico, obteniendo numerosos puestos a corto plazo en institutos en Francia, Rumania y Egipto. Durante este tiempo contribuyó al periódico izquierdista parisino Combat, del cual creció su primer trabajo completo Le degré zéro de l’écriture, en 1953 (El grado cero de la escritura).

La primera cita académica importante de Barthes se produjo en  1952 cuando se le otorgó un puesto de investigación en el Centro Nacional de Investigación Científica donde estudió lexicología y sociología. Este puesto de siete años demostraría ser el verdadero florecimiento de la carrera intelectual de Barthes.

Justo un año después de su plaza allí, publicó su primer libro: El grado cero de la escritura, que reveló por primera vez la fascinación de Roland con la forma en que las personas asignan y construyen significado (arbitrariamente) a través del lenguaje, que consideraba solo un complejo sistema de símbolos. Durante su período de siete años allí comenzó tambien a escribir entregas bimensuales para Les Lettres Nouvelles, una serie popular de ensayos que desmantelaron los mitos de la cultura popular (más tarde reunidos en la colección de Mitologías publicada en 1957).

A medida que la reputación de Barthes como intelectual creció, no siempre fue favorable. Aunque un número cada vez mayor de académicos y escritores comenzaban a estar de acuerdo con él e incluso a imitarlo, también había una cantidad considerable de personas que pensaban que Barthes estaba completamente loco. Sin embargo, pudo conseguir su puesto más antiguo y uno de sus puestos más prestigiosos en la École Pratique des Hautes Étude, un centro de estudios avanzados en París, donde trabajó durante dieciséis años a partir de 1960.

Barthes pasó los primeros años de la década de los sesenta explorando los campos de la semiología y el estructuralismo, presidiendo varios puestos docentes en Francia y continuando produciendo más estudios completos. Muchas de sus obras eran demasiado complejas a la visión académica tradicional de la teoría literaria. Su estilo poco ortodoxo llevó a un conflicto con otro pensador francés, Raymond Picard, quien atacó a La nueva crítica como oscuro e irrespetuoso con las raíces literarias de la cultura.

roland barthes

La refutación de Barthes en Critique et vérité o Crítica y verdad, (1966) acusaría a la antigua crítica burguesa de no preocuparse por los puntos más finos del lenguaje y ser capaz de una  ignorancia selectiva hacia conceptos desafiantes de teorías como el marxismo. A fines de la década de 1960, Barthes había establecido con una reputación.

Viajó a Estados Unidos y Japón, haciendo una presentación en la Universidad Johns Hopkins y produciendo su obra más conocida, el ensayo de 1968 La muerte del autor, que, a la luz de la creciente influencia de la teoría de Jacques Derrida, demostraría ser una pieza de transición que investigaría los fines lógicos del pensamiento estructuralista. Roland Barthes continuó contribuyendo con Philippe Sollers a la revista literaria de vanguardia Tel Quel.

En 1970, Barthes produjo lo que muchos consideran su trabajo más prodigioso, la densa lectura crítica de la Sarrasina de Honore de Balzac titulada S / Z. A lo largo de la década de los setenta, Barthes continuaría desarrollando su crítica literaria, persiguiendo nuevos ideales en los textos y neutralidad novelística a través de sus obras. En el año 1977 fue elegido para ocupar una plaza bastante codiciada y elogiada como presidente de la Semiología Literaria en el Collège de France.  Lamentablemente, esto ocurriría el mismo año en que su madre fallecería.

La pérdida de la mujer que lo había criado y cuidado fue un golpe muy duro y terrible para Roland Barthes. A menudo había escrito trabajos de teoría sobre la fotografía, que se remontan a sus trabajos individuales en Mitologías. Su último gran trabajo fue Camera Lucida. El texto, que era una meditación sobre una vieja foto de su madre, era mitad teoría de la comunicación a través del medio fotográfico y mitad acto de dolor en la memoria de su madre.

Roland Barthes moriría menos de tres años después de su madre. El 25 de febrero de 1980, después de abandonar un almuerzo organizado por François Mitterrand (quien sería elegido presidente de Francia el siguiente año). Roland Barthes fue atropellado por un camión de lavandería mientras caminaba a su casa por las calles de París, sucedió justamente frente a la Soborna. Murió gracias a sus heridas un mes después y falleció el 26 de marzo.

Roland Barthes como escritor

El primer trabajo de Roland Barthes fue en gran medida una reacción a la tendencia de la filosofía existencialista que fue sobresaliente durante la década de los cuarenta, específicamente hacia la figura principal del existencialismo, Jean-Paul Sartre. En su obra ¿Qué es la literatura? (1947) Sartre se encuentra desencantado tanto con las formas establecidas de la escritura como con las formas más vanguardistas experimentales, que siente que alienan a los lectores.

La respuesta de Barthes es determinar qué se puede considerar único y original para escribir. En Writing Degree Zero (1953) Barthes, de acuerdo con el formalismo de su época, argumenta que el lenguaje y el estilo son asuntos que apelan a los convenios y, por lo tanto, no son estrictamente creativos. Más bien, forma, o lo que Barthes llama “escritura”, la forma específica en que un individuo elige manipular las acuerdos de estilo para un efecto deseado, es el acto único y creativo.

roland barthes

Cada persona  es vulnerable a convertirse en un acuerdo una vez que se haya puesto a disposición del público. Esto significa que la creatividad en la escritura es un proceso continuo de cambio y reacción continuos. Vio The Stranger de Albert Camus como un ejemplo ideal de esta noción por su falta de adornos o destellos. En Michelet, una mirada crítica al trabajo del historiador francés Jules Michelet, Roland Barthes continúa desarrollando estas nociones y aplicándolas a campos más amplios.

Explica que las opiniones de Michelet sobre la historia y la sociedad son obviamente defectuosas, pero que al estudiar sus obras no se debe tratar de aprender de las afirmaciones de Michelet. Más bien, el lector debe mantener una distancia crítica y aprender de sus errores. Comprender cómo y por qué su pensamiento es incompleto mostrará más sobre su período de la historia que sus propias observaciones. De manera similar, Roland Barthes sintió que la escritura de vanguardia debería ser elogiada por mantener tal distancia entre su audiencia y su trabajo.

Al mantener una superficialidad obvia en lugar de hacer afirmaciones subjetivas de lo que es verdad, los escritores de vanguardia aseguran que su público mantenga una perspectiva objetiva al leer su trabajo. En este sentido, Barthes creía que el arte debería ser crítico e interrogar al mundo en lugar de tratar de explicarlo.

El trabajo de Barthes se extendió por muchos campos e influyó en el desarrollo de escuelas de teoría que incluyen el estructuralismo, la semiología, el existencialismo, el marxismo y el post-estructuralismo. El hilo conductor de las obras de Barthes fue un igualitarismo radical. En su período marxista, Roland Barthes criticó lo que consideró una falsedad por parte de la cultura burguesa, la apropiación capitalista de los signos para crear la ilusión de un significado estable y fijo.

La introducción al análisis estructural de las narrativas de Barthes se ocupa de examinar el lazo entre las estructuras de la narrativa con la de una oración, lo que permite a Barthes ver la narrativa a lo largo de líneas lingüísticas. Barthes dividió una obra en tres niveles jerárquicos: “funciones”, “acciones” y “narrativa”.

Las “funciones” son las piezas elementales de una obra, como una sola palabra descriptiva que se puede utilizar para identificar un personaje. Ese personaje sería una “acción” y, en consecuencia, sería uno de los elementos que componen la narrativa. Barthes pudo usar estas distinciones para evaluar cómo ciertas “funciones” clave funcionan en la formación de caracteres.

Roland Barthes como teórico de la imagen

A lo largo de su carrera, Roland Barthes tuvo un gran interés en la fotografía y su potencial para comunicar eventos reales. Muchos de sus artículos mensuales sobre el mito en la década de los cincuenta habían intentado mostrar cómo una imagen fotográfica podía representar significados y simbolismos, y por lo tanto, ser utilizada por la cultura burguesa para inferir “verdades naturalistas”. Pero aún consideraba que la fotografía tenía un potencial único para presentar una representación completamente real del mundo.

Cuando su madre, Henriette Barthes, murió en el año 1977, comenzó a escribir La chambre claire, 1980 o La Camara Lucida como un intento de explicar el significado único que daba una imagen de ella que tenía cuando era solo una niña. Reflexionando sobre la relación entre el significado simbólico obvio de una fotografía y lo que es puramente personal y dependiente de la persona, lo que “atraviesa  el espectador, Roland Barthes estaba preocupado por el hecho de que tales distinciones colapsan cuando el significado personal se comunica a otros y puede organizar su razón simbólica.

Roland Barthes encontró la solución a esta fina delgada de significado personal en la forma de la imagen de su madre. Barthes explicó que una imagen no es tanto una representación sólida de “lo que es” como “lo que fue” y, por lo tanto, “lo que dejó de ser”. No hace que la realidad sea sólida, pero sirve como un recordatorio del estado inconstante y cambiante del mundo. Debido a esto, hay algo especialmente personal contenido en la fotografía de la madre de Barthes que no se puede eliminar de su subjetivo: el sentimiento recurrente de pérdida que se experimenta cada vez que lo mira.

Como una de sus obras finales antes de su muerte, La chambre claire, o La cámara lúcida (1980)  fue una reflexión continua sobre las complicadas relaciones entre subjetividad, significado y sociedad cultural, así como una conmovedora dedicación a su madre y una descripción de la profundidad de su dolor. En 1971, Roland Barthes escribió “El último escritor feliz” que caracterizó a Voltaire como ese escritor.

roland barthes

Obras

Barthes escribió unos veintinueve ensayos recopilados en un lapso de tres años desde 1954 hasta 1956. Una parte de estos ensayos aparece en Mitologías, que contrasta con sus primeros trabajos teóricos,El grado cero de la escritura y Elementos de semiología. También se incluye en Mitologías el ensayo del título, “La Torre Eiffel“, que Barthes escribió originalmente como una introducción a un volumen de fotografías de la famosa Torre.

La influencia de Roland Barthes se siente en los múltiples campos que abarco, incluidos el estructuralismo, la semiología, el existencialismo, el marxismo y el post-estructuralismo. Hoy, la influencia de sus obras todavía se puede sentir en todos los campos que se ocupan de la representación de información y modelos de comunicación, incluidas las computadoras, la fotografía, la música y la literatura.

Sin embargo, una consecuencia de la naturaleza del enfoque de Roland Barthes es que no creó una escuela particular de pensamiento. No tiene seguidores dedicados que intenten modelarse a sí mismos según sus teorías. El trabajo de Barthes siempre fue adaptar y refutar las nociones de estabilidad y constancia, lo que significa que no podría haber un canon de pensamiento que sirviera de modelo.

Más bien, al dar lugar a la noción de pensamiento individualista y adaptabilidad en lugar de conformidad, cualquier pensador o teórico que adopte una postura opositora a los significados inferidos dentro de la cultura puede seguir los pasos de Barthes.

El grado cero de la escritura (Le degré zéro de l’écriture) 1953

El grado cero de la escritura, es su primer libro publicado y un hito en sus obras, fue un manifiesto literario que examinó la arbitrariedad de las construcciones del lenguaje. El debate había involucrado a la comunidad literaria europea desde la década los treinta. Con este manifiesto atroz, Roland Barthes desafió la noción de la obligación de la literatura de estar socialmente comprometido.  Sí, Roland Barthes lo permite, el escritor tiene una responsabilidad política y ética.

Pero la historia de la literatura francesa muestra que el escritor a menudo no ha podido encontrarla, y desde la perspectiva de Barthes, la literatura está comprometida con poco más que el mito en sí mismo.  El grado cero de la escritura introdujo los temas que pronto establecerían a Roland Barthes como una de las principales voces en crítica literaria.

Hasta cierto punto, su crítica literaria estuvo influenciada por Jean-Paul Sartre. Este ensayo, es en parte una respuesta a ¿Qué es la literatura de Sartre? Esto es importante en la medida en que definiría en el enfoque de Roland  Barthes no solo con respecto a la literatura, sino a otros medios, así como a la cultura en general.

En resumen, Sartre recurrió al compromiso del escritor y del lector no solo con la suya, sino también con la libertad humana, sino también con la de los demás. En El grado cero de la escritura , Roland Barthes exploró esta idea de compromiso a través de una preocupación por la escritura y redacción. La noción de escritura de Roland Barthes se refiere a lo que se comunica fuera o más allá de cualquier mensaje o contenido. Para Barthes, escribir en su forma extrema es anti comunicación.

Roland Barthes también fue un teórico cultural. Sus pensamientos están impresionados por el existencialismo, el marxismo, el estructuralismo y el psicoanálisis. Desarrolló estas ideas y teorías filosóficas, y a su vez tuvo influencia en los teóricos posteriores. Estaba particularmente impresionado por Saussure, Levi-Strauss, Marx y Jacques Lacan.

Mitologías (Mythologies) 1957

Es una compilación de una serie de artículos, que fueron publicados originalmente en la revista Les Lettre Nouvelles entre los años 1953 y 1956. Incluso si no es un trabajo teórico, es quizás el más influyente de todos los escritos de Roland Barthes, particularmente en relación con la comunicación. Barthes incluso sugiere que en Francia, las mitologías influyeron no solo en periodistas y críticos, sino también en novelistas y cineastas de esa nueva era, especialmente Godard .Las muchas contribuciones mensuales de Barthes que componían Mitologías a menudo interrogaban piezas de material cultural para exponer cómo la sociedad burguesa las usó para afirmar sus valores sobre los demás.

En las mitologías, los temas frágiles, como la lucha libre, las fotografías, el cine o el vino, se tratan como un mito. Estos temas diversos se pueden unir, ya que Barthes no tenía la intención de hablar sobre los temas mismos, sino mostrar cómo sus mensajes subyacentes pueden circular y naturalizarse. Los sujetos tratados en Mitologías comparten un proceso de circulación similar dentro de la cultura de masas.

Barthes por ejemplo compara la lucha profesional con el teatro griego para demostrar que el público no está tan interesado en los concursos deportivos como en una actuación catártica. Estos mensajes con dobles intenciones también son compartidos por el lector. El público no solo está acostumbrado a las convenios de lucha libre, sino que también disfruta de la doble naturaleza de la lucha libre. Barthes refleja que un combate de lucha libre no es simplemente un acto estético, sino que también tiene un significado ideológico, tal como es el caso del arte realista que disfrutan los burgueses.

En el caso del vino, él argumenta que el vino se entiende y se aprecia en la cultura francesa, pero de hecho, la imagen del vino es una mistificación. El conocimiento sobre los tipos de vino oscurece el hecho de que el vino no es tan diferente de otros productos producidos bajo el capitalismo, y las tierras en el norte de África y los trabajadores musulmanes, ninguno de los cuales son de origen francés, son explotados en su producción.

Las motivaciones para tales manipulaciones varían desde un deseo de vender productos hasta un simple deseo de mantener un estatus. Estas ideas colocaron a Barthes en una sintonia con una teoría marxista similar.

El sistema de la moda (Le système de la mode) 1967

Roland Barthes mostró cómo esta imitación de signos podría traducirse fácilmente en palabras. En este trabajo, explicó cómo en el mundo de la moda cualquier palabra podría cargarse con un énfasis burgués idealista. Por lo tanto, si la moda popular dice que una ‘blusa’ es ideal para una determinada situación o conjunto, esta idea se naturaliza inmediatamente y se acepta como verdad, a pesar de que el signo real podría ser fácilmente intercambiable con ‘falda’, ‘chaleco’ o cualquier número de combinaciones.

Al final, Barthes se encargó de absorber la cultura burguesa, ya que encontró a muchos terceros pidiéndole que comentara sobre cierto fenómeno cultural, interesado en su control sobre sus lectores. Este giro de los acontecimientos le hizo cuestionar la utilidad general de desmitificar la cultura para las masas, pensando que podría ser un intento infructuoso, y lo llevó a profundizar en su búsqueda de significado individualista en el arte.

Fragmentos de un discurso amoroso (Fragments d’un discours amoureux) 1977 

Este escrito contiene una lista de “fragmentos”, algunos de los cuales provienen de la literatura y otros del propio pensamiento filosófico del escritor, y del punto de vista de un amante. Roland Barthes los llama “figuras”: gestos del amante en el trabajo.

A pesar de esta nueva teoría de la lectura, Barthes seguía preocupado por la dificultad de lograr una escritura verdaderamente neutral, que requería evitar cualquier etiqueta que pudiera tener un significado o identidad implícitos hacia un objeto dado. Incluso la escritura neutral cuidadosamente elaborada podría tomarse en un contexto asertivo mediante el uso incidental de una palabra con un contexto social cargado.

Barthes se interesó en encontrar el mejor método para crear una escritura neutral, y decidió intentar crear una retórica novedosa que no buscara imponer su significado al lector. Un producto de este esfuerzo fue Fragmentos de un discurso amoroso, en el que presenta las reflexiones ficticias de un amante que busca identificarse y ser identificado por un otro amante anónimo. La búsqueda del amante no correspondido y de signos para mostrar y recibir amor hace evidentes mitos ilusorios involucrados en tal búsqueda.

Los intentos del amante de afirmarse en una realidad falsa e ideal están involucrados en un engaño que expone la lógica contradictoria inherente a tal búsqueda. Al mismo tiempo, el personaje novelista es comprensivo y, por lo tanto, no solo está abierto a las críticas, sino también a la comprensión del lector. El resultado final es uno que desafía las opiniones del lector sobre las construcciones sociales del amor, sin tratar de afirmar ninguna teoría definitiva del significado.

Por lo que en esta historia, una mujer comparte historias de sus amantes anteriores con su amante actual y lo convierte en uno de esos “fragmentos” de su amor. Rodrigo, un afinador de piano y ex compositor caído en tiempos difíciles, comienza una historia de amor con Susana. Ella pronto se casará con su amigo, Isaias. Cuando una bomba en la ciudad de Medellín casi los mata, se rinden ante su atracción y caen en los brazos del otro.

Encerrada en su departamento sobre la vibrante ciudad, ella se abre a él todas las noches y le cuenta una historia de cada uno de los diferentes hombres de su pasado. Sus historias lo inspiran a componer nuevamente, pero su obsesión lo pone celoso y paranoico. Cuando finalmente deja a su prometido para estar con Rodrigo, él se obsesiona con su fidelidad.

La cámara lúcida (La chambre claire) 1980 

El placer de la interpretación por la interacción entre la lengua y la libertad condicional o la historia y la creación propia también se aplica a su reflexión en  la fotografía. La cámara Lucida, es una reflexión sobre la fotografía, y este sería el  último trabajo de Barthes. En el, Roland examinó dos elementos que para él comprendían el significado de la imagen, el studium y el punctum. El estudio (o el studium ) de una fotografía presenta significados que están codificados culturalmente y corresponde al significado simbólico de la fotografía.

El punctum, por otro lado, altera el significado obvio en las fotografías. Puntúa lo distinguido y señalado de una fotografía. Por ejemplo, en una foto de Lewis Hine, Barthes señala el dedo vendado de una niña y el collar de un niño. El problema, como Barthes sabía, es que cuando Barthes señala estos detalles, pasan del estado de punctum al de studium.

A medida que la lectura escrita toca la participación creativa de los lectores en la interpretación del texto, la imagen también puede ser el texto escrito que despierta el placer de la interpretación del espectador gracias al puctum. Según Barthes, el studium siempre está codificado, mientras que el punctum no. Aunque conservan su heterogeneidad entre sí, no se oponen entre sí. Lo sutil más allá del punctum, sin codificar, existe con el siempre codificado studium.

La Torre Eiffel (La Tour Eiffel), 1964

Barthes en este ensayo discute “el símbolo universal que representa París”. Comienza con la simple declaración “la Torre es amigable” y continúa desarrollando sus innumerables significados. Una estructura tocada por cada mirada parisina, se “reduce a esa línea simple cuya única función mítica es unir, como dice el poeta, base y cumbre, o nuevamente, tierra y cielo”.

Más allá de su función mítica como objeto, a su vez se convierte en un puesto de observación cuando esta emblemática estructura es visitada. Roland Barthes usa un sistema de polaridades para definir la Torre, y funciona tanto como los extremos como como la fuerza unificadora. Por lo tanto, para Barthes, la Torre es un “monumento total”, a la vez una mirada, objeto, metáfora y símbolo. Sin embargo, para completar este “circuito infinito de funciones”, donde se afirma que esta Torre, deja  escapar la razón de cualquiera.

La Torre Eiffel representa un significado puro, como un descanso para el pensar y la imaginación. “La Torre es un monumento completamente imponente” relata el autor en el libro. Roland Barthes explica más tarde que su uso nunca hace nada más que albergar un significado.

La Torre Eiffel muestra a Barthes en su mejor momento. Desprovisto del lenguaje y los neologismos que caracterizan sus trabajos teóricos, Barthes se regocija aquí al divulgar los significados de varias capas de un hito conocido. Tenta y estimula la imaginación con su aguda percepción y sus intuiciones espontáneas. Cariñosamente convertida en inolvidable por el formidable intelecto y habilidad poética de Barthes, la imagen de este monumento siempre será formidable.

S/Z, 1970 

El enfoque de Roland Barthes en este escrito se basa en varios supuestos teóricos importantes sobre la naturaleza de la literatura derivada del estudio de la lingüística. Lo que Barthes intenta hacer, es descomponer un objeto (ya sea una obra literaria, una película o cualquier otra creación cultural) y luego reconstruir este objeto de tal manera que aclare las reglas por las cuales el objeto funciona: es decir, los mismos medios que hacen posible que el objeto sea un objeto cultural y se comunique como tal.

Para Barthes, aunque una obra de arte puede parecer que copia algo fuera de sí misma; no es la naturaleza del objeto copiado lo que hace que la obra sea una obra de arte, aunque eso es un prejuicio de un enfoque realista de la literatura. En cambio, lo que hace que la novela de Mark Twain sea una novela es la técnica que la diferencia del hipotético “mundo real” que parece imitar.

Lo que la actividad estructuralista logra crear, dice Barthes, independientemente de si la realiza un artista o un crítico, es un simulacro o similitud de un objeto o una experiencia que difiere del objeto original en que el simulacro deja en claro o deja al descubierto los medios por los cuales se percibe el objeto original; es decir, sus funciones o estructura. La actividad estructuralista hace que el objeto sea inteligible o significativo.

Este enfoque se basa en la suposición básica de la lingüística y la semiótica modernas (el estudio de los signos y los sistemas de signos) de que el significado de cualquier cosa que se pueda comunicar no está determinado por su esencia sino por las diferencias dentro de una estructura organizada; lo que hace que el objeto sea significativo es su posición dentro del patrón, es decir, su diferencia o límites entre otros objetos.

Uno debe dividir el flujo temporal de los eventos que siguen el principio de combinación (lo que los estructuralistas llaman “sintagmático”) en conjuntos de eventos que siguen el principio de similitud de función (lo que los estructuralistas llaman “paradigmático”). Esto es lo que hace Barthes en S / Z. Al usar los cinco códigos, descompone el flujo temporal de “una cosa tras otra” de la historia en lexías (es decir, fragmentos de información separados) en función de su derivación de los cinco códigos paradigmáticos; luego “lee” la historia en términos de la relación entre los códigos paradigmáticos, no en términos del flujo narrativo sintagmático.

Finalmente, Roland Barthes hace una distinción entre dos tipos de obras narrativas para dejar en claro su propósito en S / Z. Uno se caracteriza por las llamadas obras realistas del siglo XIX, obras como Sarrasine, en las que el énfasis principal es dirigir la atención a su llamado referente, es decir, de qué se trata.

De este proyecto, Barthes concluye que un texto ideal es uno que sea reversible o está abierto a la mayor variedad de interpretaciones independientes y no tiene un significado restrictivo. Poder describir esto como la diferencia entre el texto escrito, en el que el lector está activo en un proceso creativo, y un texto de lectura en el que se limita a la lectura. Este proyecto ayudó a Barthes a identificar qué buscaba en la literatura: una nueva vía para la interpretación.

Elementos de semiología (Elements de sémiologie) 1965

Es un resumen muy tupido de Roland Barthes, de lo que él considera los elementos clave de la semiología, a menudo se considera uno de los escritos fundamentales sobre la teoría semiótica.  En semiología siempre hay una conexión con el lenguaje, incluso cuando se estudian sistemas de imágenes. Esto es igualmente cierto sobre los sistemas de signo. Cuando miramos un signo, pensamos casi compulsivamente en la palabra a la que se puede traducir.

Según Barthes, la semiología es parte de la lingüística. Esto es contrario a lo que dice Ferdinand de Saussure, quien consideraba la lingüística como una rama de la semiología. El lenguaje, y también el lenguaje de los sistemas de signo, son una institución social, un sistema de valores contractuales que resiste la modificación de un solo individuo. Es como un juego con sus propias reglas, que solo se puede manejar después de un período de aprendizaje.

Póstumos

Después de anunciar la muerte del autor, Roland Barthes, se enfatizó la necesidad del lector conocer la “figura” del mismo.  Una colección póstuma de ensayos fue publicada en 1987 por François Wahl. Contiene fragmentos de sus diarios: un extracto del año 1979 de su diario erótico de la vida en París; mantuvo un diario anterior que detallaba explícitamente su pago por sexo con hombres en Marruecos; y La luz del Sudeste (sus recuerdos de la infancia de la vida rural francesa).

En noviembre de 2007, el preiodico de la universidad de Yale publicó una nueva traducción al inglés (por Richard Howard) del poco conocido trabajo de Barthes Del deporte y los hombres. Este trabajo tiene un parecido considerable con las mitologías y fue originalmente encargado por la Canadian Broadcasting Corporation como texto para una película documental dirigida por Hubert Aquin.

En febrero de 2009, Éditions du Seuil publicó el Journal de deuil (Diario de duelo), basado en los archivos de Barthes escritos desde el 26 de noviembre de 1977 (el día siguiente a la muerte de su madre) hasta el 15 de septiembre de 1979, notas íntimas sobre su terrible pérdida: La idea (asombrosa pero no dolorosa) de que ella no había sido todo para el escritor. De lo contrario, nunca habría escrito una obra. Desde que la cuido durante seis meses, y en realidad se había convertido en todo para el, y olvidando por completo haber escrito algo.

En 2009 se publicó el libro Carnets de viajes a China. Trata sobre en sus notas de un viaje de tres semanas a China que emprendió con un grupo de la revista literaria Tel Quel en el año 1974. La experiencia lo dejó algo decepcionado, ya que descubrió que China “no es para nada exótica, para nada desconcertante”.

Entre otros de los celebres póstumos publicados se encuentran:

  • Le grain de la voix, 1981 (El grano de la voz)
  • L’obvie et l’obtus, 1982 (Lo obvio y lo obtuso, 2002)
  • Le bruissement de la langue, 1984 (El susurro del lenguaje, más allá de la palabra y la escritura, 2009)
  • L’aventure sémiologique, 1985 (La aventura semiológica, 2009)
  • Incidents, 1987 (Incidentes, Anagrama, 1987)
  • Variaciones sobre literatura, 2002.
  • Variaciones sobre escritura, 2002.
  • Escritos sobre el teatro, 2009.
  • Comment vivre ensemble, Seuil, 2002.
  • Le neutre, Seuil, 2002 (Lo neutro).
  • La préparation du roman, I et II, Seuil, 2003.
  • Le lexique de l’auteur, Seuil, 2010, con nuevos fragmentos de Roland Barthes

Si te gusto este articulo, también te puede interesar leer alguno de los siguientes:

Biografía, Reconocimientos y Libros del Autor Jo Nesbo

Biografía y Libros del Autor Luigi Pirandello

Libros y obras principales del autor Albert Camus

(Visited 176 times, 1 visits today)

Deja un comentario