Boquitas Pintadas (Libro): Resumen, análisis y frases.

Boquitas pintadas, es una obra con un formato tipo folletín compuesta por 16 entregas en el año 1969, el autor de dicha obra fue el argentino, Manuel Puig. Una de las características más resaltantes de la novela es el tipo de narración que tiene la misma, puesto que, tiene un estilo epistolar, en donde cada una de las entregas tiene un formato diferente, en algunas puede tener un solo narrador, otra varios diálogos y otras, simplemente son cartas o noticias del periódico. A continuación, sabrás más acerca de Boquitas Pintadas de Manuel Puig.

Resumen de Boquitas Pintadas

El libro Boquitas Pintadas de Manuel Puig, trata del galán y mujeriego, Juan Carlos Etchepare, quien está comprometido sentimentalmente con tres chicas, Nené, quien es una humilde joven que está muy enamorada de él, Mabel, que es igual de infiel que Juan Carlos Etchepare, y por último, la viuda del pueblo, Di Carlo, de quien hablan a sus espaldas debido a que no guarda luto ni respeta su viudez.

Al mismo tiempo que sucede esa historia, se vincula la de la hermana de Juan Carlos Etchepare, Celina, quien es una soltera empedernida, de Pancho y la de Rabadilla.

Cuando Juan Carlos Etchepare va a Córdoba debido a que debía ser internado por la tuberculosis que le dio, comienza una historia en la que se ven vinculadas las relaciones humanas, el afecto de las personas y el deseo de los mismos. Manuel Puig, relató las historias a través de diálogos directos, cartas, expedientes, publicaciones en periódicos y escritos en los diarios.

Manuel Puig decidió aquel título para su novela debido a una letra del foxtrot de Gardel y Lepera, por lo que cada capítulo es encabezado por un epígrafe que vincula el contenido de la letra con el contenido de los capítulos.

Cuando un personaje es quien narra la historia, las características que narra y su personalidad permiten que el lector sepa quién habla, debido a que demuestra su amor y su odio.

La novela Boquitas Pintadas de Manuel Puig, está narrada en dos capítulos titulados, “Boquitas Pintadas de Rojo Carmesí” y “Boquitas Pintadas Azules, Violáceas, Negras”.

libro Boquitas Pintadas
Libro Boquitas Pintadas

Resumen de las entregas de Boquitas Pintadas

Primera Entrega:

La primera entrega consta de varios anuncios, como el de:

Buenos Aires, 18 de abril de 1947: Aparece una nota en la revista mensual Nuestra Vecindad, la cual anuncia que Juan Carlos Etchepare a una edad de 29 años fallece.

Buenos Aires, 12 de mayo de 1947: Nené le escribe una carta a Doña Leonor para darle sus condolencias debido a la pérdida de su hijo, prosigue a decirle quién era ella en la vida de Juan Carlos Etchepare.

Buenos Aires, 24 de mayo de 1947: Esta es la segunda carta que nené le envía a Doña Leonor, para contestarle, puesto que Doña Leonor lo había hecho con la anterior carta. Aquí Nené le pregunta si Juan Carlos Etchepare se había confesado antes de fallecer, y le indica que dejará las cartas en la Casilla de Correo, para que así, Doña Leonor no tuviese inconvenientes con su otra hija, Celina.

resumen de Boquitas Pintadas

Buenos Aires, 10 de junio de 1947: Nuevamente Nené le escribe a Doña Leonor, esta vez le cuenta acerca de su esposo y de sus dos hijos. Le pide que por favor busque las cartas que se escribía con Juan Carlos Etchepare cuando ellos tenían un romance, y que ella misma le devolvió cuando terminaron con el mismo, le afirma que las reconocerá por la cinta color celeste que las ata.

Buenos Aires, 22 de junio de 1947: Nené sigue escribiendo, esta vez la carta es para saber si Juan Carlos Etchepare había sido sepultado en un panteón, en un nicho o en la tierra, debido a que el deseo de Juan Carlos Etchepare era ser cremado para que así, los gusanos no se comiesen su carne.

Le vuelve a indicar acerca de las cartas, que las cartas no tienen un encabezado ni nombre que las describa para que así, su madre no supiese de su amorío, le da otra información, que las fechas oscilan desde julio hasta septiembre del año 1937.

Buenos Aires, 30 de junio de 1947: Nené, insiste en que le envíen las cartas.

Buenos Aires, 14 de julio de 1947: Nené insiste, y le comenta a Doña Leonor que no podía ocultar la tristeza que sentía por el fallecimiento de Juan Carlos Etchepare, que hasta sus dos hijos y su esposo lo habían notado. Le envió un recorte de la revista mensual Nuestra Vecindad del año 1936, específicamente del mes de septiembre, en donde habla acerca de la fiesta de la Primavera del Club Deportivo Social, debido a que ahí, ella su Juan Carlos Etchepare bailaron.

Segunda entrega:

Buenos Aires, 23 de julio de 1947: Nené sigue con las cartas, esta vez redacta el cómo comenzó la disputa que tenía Celina con ella. Nené le dice que todo comenzó en las fiestas del Club Social, a donde iban las familias con más dinero de aquel lugar, y, a pesar de que ella no tenía tanto dinero como los demás, ella pudo ir al Club gracias a Celina y Mabel.

Para la fiesta de primavera, Mabel y Nené bailaron, más Celina no fue elegida para que lo hiciese debido a que era petisa, lo cual hizo que Celina sintiera celos de Nené, le dijo que no quería tener más su amistad debido a que Nené no se negó a bailar en muestra de apoyo a Celina, por lo que Nené le afirmó a Doña Leonor, que Celina lo único que quería era que Juan Carlos Etchepare volviera con Mabel.

Luego de esa historia, le contó acerca del Doctor Aschero, quien era su jefe, debido a que él era doctor y ella su enfermera, le dijo que él un día la besó, ella se enamoró y comenzaron a salir juntos, a pesar de que el doctor tenía su esposa y dos hijos, todo duró hasta que su esposa lo supo y ella tuvo que buscar otro empleo.

Nené igualmente, critica a su esposo y a sus hijos debido a que odia ser ama de casa, luego de finalizar la carta, se dio cuenta de todas las barbaridades que había escrito, por lo que llegó y cortó la carta y escribió otra, con menos quejas, ahí demuestra el amor que le tiene a su esposo, su agradecimiento a Dios debido a la familia que tiene y a la vida por su salud y bienestar.

Sin embargo, le contó a Doña Leonor que luego de que él la iba a visitar en las tardes, él iba a encontrarse por las noches.

Tercera entrega:

Álbum de fotografías: En esta entrega, se relatan las fotografías que habían de Juan Carlos Etchepare de su infancia, con el uniforme de la escuela a la cual él asistía, a sus familiares como sus padres y abuelos, las fiestas de primaveras en las que estuvo del Club Social, a sus amigos más cercanos, entre otras descripciones.

Dormitorio de señorita, año 1937: En esta carta de los escritos de Manuel Puig, él describe el dormitorio de Mabel, con los más mínimos detalles, en el que uno de los objetos que más resaltan, es una foto de ella junto a Juan Carlos Etchepare, en donde le dedica una nota muy especial a él, por otra parte, entre tanto.

Las cosas más importantes que tiene Mabel en su habitación son dos revistas en las que ella escribió en una sección nombrada Correo Del Corazón, en donde ella firmaba como Espíritu Confuso y relataba acerca de su familia y de como ellos aceptaban a Juan Carlos Etchepare, a pesar de tenerle aprecio a otro joven inglés que tenía una vida segura con mejores cosas.

Agenda 1935: La agenda es de Juan Carlos Etchepare, aquí él escribe acerca de lo más importante de las aventuras que tuvo con sus amigos cercanos, en las que ellos apostaban y tomaban bebidas alcohólicas, también relataba las numerosas citas que tuvo con una gran cantidad de chicas, sin embargo, afirma que la más importante de todas ellas es Mabel, debido a que era de muy buen físico y no la veía con tanta frecuencia como lo hacía con las demás, como con la viuda, Clarita y Amalia.

También, y sin descaro, anotaba que faltaban de manera frecuente a su empleo debido a una gripe que él tenía.

Cuarta entrega:

23 de abril de 1937: Aquí se describe a detalle lo que Nené realiza el su día, Manuel Puig describe que Nené fue a su trabajo en el Al Barato Argentino, luego de ahí, volvió a altas horas de la noche a su casa, pero no sin antes pasar por el Bar la Unión, en donde se encontró con Juan Carlos Etchepare, a pesar de que él no la vio, luego, a las 10 de la noche, fue Juan Carlos Etchepare a su casa de visita hasta la medianoche que él decidió irse.

23 de abril de 1937: Por otra parte, en este escrito, se relata detalladamente lo que Juan Carlos Etchepare realiza en su día, no fue mucho, debido a que lo más relevante de la historia fue que en la mañana se sintió terrible, sin embargo, cuando se sintió mejor, entabló una conversación con su hermana Celina y su madre Doña Leonor, quienes le dijeron que Nené le había contagiado eso malestares que él tenía, debido a que ella había hecho que Juan Carlos Etchepare estuviese con ella hasta las tres de la mañana en la puerta de su casa.

Luego de ahí, fue a visitar a su amigo Pancho, quien trabajaba en la Construcción de la Comisaría, la cual quedaba junto a la casa de Mabel.

Luego de eso, fue a casa de su amada Nené a las 10 de la noche, y luego de irse de ahí a las 12 de la noche, nuevamente fue a la construcción debido a que ya había acordado tener una cita con Mabel.

Quinta entrega:

23 de abril de 1937: En esta parte, Manuel Puig relata el día de Mabel de manera detallada. Relata que fue a la Escuela Nº1, después de ahí ir a casa de su buena amiga, Celina, hermana de Juan Carlos Etchepare, para así no ver a su novio, quien estaba vinculado en algunos negocios con su padre (el de Mabel).

Luego de llegar a su casa, salió con su mamá a ver una película en el cine, luego de eso, fue a cenar con su novio Cecil y los padres de ella, sin embargo, la cena se vio interrumpida debido a que tenían que arreglar unos negocios que Cecil y el padre de Mabel tenían en común.

Luego de que sus padres se fueron, Mabel y Cecil se quedaron solos, sin embargo, Cecil la trató de manera brusca y poco cariñosa, además de que había ingerido muchas bebidas alcohólicas, cosa que Mabel odiaba de él, su humor cuando se embriagaba, por lo que prefirió quedarse en su cama hasta las 12 de la noche.

23 de abril de 1937: Se relata el día de Pancho, mejor amigo de Juan Carlos Etchepare, quien se levantó temprano como siempre, pensó acerca de las cosas buenas y las cosas malas de las mujeres que salían con Juan Carlos Etchepare, mientras que iba a la construcción de la Comisaría, en donde laboraba.

Ya en horas de la tarde, fue a comer a su hogar, sin embargo, en el camino fue a que el Doctor Aschero a ver si estaba Rabadilla ahí, sin embargo, no estaba, luego de comer, volvió a su empleo, en donde realizó todas las tareas otorgadas para que así, el capataz le diera buenos indicios al Comisario para el que él trabajaba.

Ya en la tarde casi la noche, recibió la visita de su amigo Juan Carlos Etchepare, con quien entabló una conversación, ya ahí, sí se encontró con Rabadilla, quien tenía dos pollos, la acompañó hasta la casa del Doctor Aschero y ahí hablaron acerca de un baila al cual irían el día domingo.

23 de abril de 1937: Aquí, Manuel Puig, destaca con detalles el día de Rabadilla, quien era la sirvienta de la familia del Doctor Aschero.

Ella en la mañana al despertar lo primero que hizo fue prepararle el desayudo a la esposa del doctor Aschero y a sus dos hijos antes de que fuesen al colegio, ya al mediodía el doctor llegó a la casa y Rabadilla le hizo qué comer, a pesar de trabajar con él, ella se sentía incómoda debido a que el doctor solía observarla con una mirada de seseo. Ya en la noche, Rabadilla fue a la quinta del pollero para buscar dos pollos que él le regalaba al doctor Aschero, y al salir de dicho lugar se encontró con Pancho.

Sexta entrega:

Campamento provisional del circo gitano, Coronel Vallejos, sábado 25 de abril de 1937: En dicho lugar, Juan Carlos Etchepare, está con una gitana, quien le adivinó su suerte, le dijo acerca de una mujer pelada que era rubia, la gitana le afirmó que era peligrosa solamente por su color de cabello, pero cuando la gitana le comentó acerca de la enfermedad que tenía Juan Carlos Etchepare, él se enojó tanto que se fue de aquel lugar.

Romerías populares efectuadas el domingo 26 de abril de 1937 en el Prado Gallego: Aquí se indica la hora de apertura, el costo de las cosas, las canciones que al público le gustaban, y otras cosas que eran menos importantes.

Aquí, Manuel Puig, indica que Rabadilla bailó con algunos de los jóvenes que vivían en el barrio y que le parecían agradables y tenían la misma clase social que ella, como por ejemplo, Pancho, el mejor amigo de Juan Carlos Etchepare, ellos bailaron tango y una de habanera, ambos juntaron sus rostros, Pancho le indicó que quería mantener una conversación con ella por lo que quería acompañarla a la casa del doctor Aschero.

Rabadilla el indicó que entonces debían primero ir a que su amiga, la mucama del Intendente Municipal, para acompañarla a su casa, para luego, caminar los dos juntos hasta la morada del doctor Aschero, sin embargo, Pancho le dijo que quería hablar un poco más, por lo cual, fueron a la construcción de la Comisaría.

Coronel Vallejos, 23 de agosto de 1937: En esta entrega, el doctor Malbrán le contesta la carta que el Doctor Bonifaci le envió, él de Córdoba.

Ellos comentan que Juan Carlos Etchepare no quería seguir con su tratamiento, le dice que recibió una carta que seguramente era de una mujer, aunque era anónima, le indicaban que Juan Carlos Etchepare escupía sangre cada vez que le daba tos fuerte en la madrugada, igualmente, le dijeron que su familia ya no podía costear los gastos sanitarios, debido a que su madre había enviudado, su hermana era una maestra con un sueldo bajo y él tenía permiso en el trabajo y no cobraba.

Séptima entrega:

Cosquín, 3 de julio de 1937: Juan Carlos Etchepare, le cuenta a Nené, cuyo nombre no pronunciaba, sólo optaba por decirle rubia, ricura o querida mía, como es estar en el sanitario en donde estaba, cuyo nombre era El Hostal. Igualmente, le relata acerca de sus compañeros, que en vez de dormirse, ellos iban para Sulky hasta La falda y ahí se bañaban en el río.

Luego de escribir los borradores de la carta, va a su habitación la cual es la número 14 y ahí uno de sus compañeros, un anciano que era profesor de latín y griego, le corrige los errores ortográficos de aquellos borradores los cuales eran para su madre Leonor y para las jóvenes con las que salía.

Cosquín, 27 de julio de 1937: Juan Carlos Etchepare le dice a Nené mediante su carta que espera de manera muy ansiosa su respuesta, le cuenta cosas que ya le había dicho anteriormente y cuando termina aquel borrador, hace lo mismo de siempre, va a que su compañero de la habitación 14 para que le corrija los errores ortográficos.

Cosquín, 10 de agosto de 1937: Juan Carlos Etchepare le relata lo que sucedió con su padre, los inconvenientes familiares de su padre y su tío, debido a que él se quedó con todas las cosas que había dejado su abuelo (el padre de su padre y de su tío), el dinero y los campos.

Interrogantes que se formuló el ocupante de la habitación catorce al considerar el caso de su amigo: Aquel compañero de Juan Carlos Etchepare, el anciano de la habitación número 14, se preguntaba si Juan Carlos Etchepare sabía acerca de su enfermedad y de la gravedad de la misma, si Nené estaría con Juan Carlos Etchepare, se preguntaba por qué Juan Carlos se casaría con Nené cuando estuviese nuevamente en Vallejos si siempre la describía como una joven que no era muy culta, además, indicaba que Mabel era muy egoísta y malvada, a pesar de que siempre vestía de buena forma y tenía buenos modales.

Octava entrega:

Cosquín, 19 de agosto de 1937: En esta parte de la historia, Juan Carlos Etchepare le escribe a Nené para hacerle saber que el médico supo que él se escapaba, por lo cual, desde ese día iba a iniciar nuevamente el tratamiento, luego de redactar esa parte de la carta, va a la habitación 14 para conseguirse con el anciano y para que éste le ayude a redactar una carta romántica para Nené.

Imágenes y palabras que pasaron por la mente de Juan Carlos mientras dormía: Los sueños de Juan Carlos Etchepare eran acerca de los acontecimientos más importantes para él en Vallejos, de que sueña volver a ver a Nené y a Mabel, que necesita a su gran amigo Pancho, a su madre Doña Leonor y a su hermana Celina, acerca de si se recuperará de su enfermedad, ente otras cosas que, le quitan el sueño día a día.

Cosquín, 31 de agosto de 1937: Juan Carlos le hace saber a Nené acerca de su pronto regreso a Vallejos, para así poder terminar de concretar un alquiler que su madre le pidió, le indica que luego de realizar esas diligencias volverá a Cosquín para terminar con el tratamiento para su enfermedad.

Cosquín, 9 de septiembre de 1937: Esta es la última carta que Juan Carlos Etchepire le escribe a Nené. En esta le pide a Nené que no le diga a nadie a cerca de su vuelta, sin una completa cura.

Ministerio de Salud Pública de la Provincia de Buenos Aires

Hospital Regional del Partido de Coronel Vallejos el 11 de junio de 1937: Le dicen a Rabadilla que ella tendrá un hijo, a pesar de que ella no dice el nombre del padre del mismo, dará a luz a finales del mes de enero.

Policía de la Provincia de Buenos Aires: Establecen el viaje de los suboficiales de Vallejos, entre los que estaban Francisco Catalino Páez, o mejor conocido como Pancho, el mejor amigo de Juan Carlos Etchepare.

Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Provincia de Buenos Aires: Se hace un acta que va a Vallejos debido a que Cecil Brough Croydon, denuncia que Antonio Sáenz le quizo vender un ganado que tenía garrapatas.

Novena entrega:

Recapitulación: Cuando Juan Carlos Etchepare volvió a Vallejos lo primero que quería era ver a Mabel, pero como ella estaba de licencia, se había ido a Buenos Aires de vacaciones, por otra parte, el doctor Malbrán y el Intendente Municipal, tomaban la decisión de que Juan Carlos Etchepare no podía seguir en su trabajo pero tampoco podía tener una licencia eterna o hasta que mejorase.

El padre de Nené estaba muy enojado debido a que si no podía seguir trabajando era porque no se había mejorado y eso podía ocasionar que su hija se contagiara, sin embargo, Juan Carlos Etchepare hizo caso omiso a las prohibiciones de aquel granjero, debido a que según él, no era nadie para exigirle eso.

Juan Carlos Etchepare, durante ese tiempo lo único que deseaba era que su amigo Pancho dejara el curso para suboficial y fuese a acompañarlo como siempre lo hacía al bar por las tardes.

27 de enero de 1938: Aquí, nuevamente, pero en otra fecha, se rlata acerca del día de Nené, un día caluroso, en el que su único y mayor anhelo era que Juan Carlos Etchepare pudiese volver a su trabajo en la Intendencia, sin embargo, temía que alguien le hiciera saber a Juan Carlos Etchepare acerca de que bailó con un joven martillero durante las navidades y que ahora, mantenían una relación.

27 de enero de 1938: Manuel Puig indica acerca del día de Juan Carlos Etchepare, quien deseaba tener el suficiente dinero como para poder costear su tratamiento en Cosquín, puesto que, su mayor miedo era no recuperarse y morir.

27 de enero de 1938: En esta entrega, se relata acerca del día de Mabel, quien quería que alguno de sus actores preferidos entrara por la puerta de su habitación, igualmente anhelaba que le regalaran un gran ramo de flores, preferiblemente rosas, temía que su padre perdiera el proceso de Cecil había iniciado debido a que le daría mala fama a su familia y su economía se vendría en picada.

27 de enero de 1938: Aquí se describe el día de Pancho, quien quería pasear locamente por el centro de Vallejos pero esta vez, con su nuevo uniforme de policía, sin embargo, temía que Rabadilla le contara a la gente que él era el padre de su hijo que aún no había nacido.

27 de enero de 1938: El día de Rabadilla es descrito, ella deseaba que su hijo naciera con una gran salud, y temía que Pancho no quisiera a su hijo ni a ella, temía que los repudiara.

Buenos Aires, 10 de noviembre de 1938: Esta es una carta de Nené a Mabel, en la que le agradece por el velador que le envió como regalo de bodas, puesto que le había contado acerca de su próximo matrimonio con el martillero Massa y la luna de miel, la cual será en Buenos Aires. Le dice que su futuro esposo quiere irse a vivir a la capital debido a que Vallejos es un pueblo en donde abunda el chisme.

Décima entrega:

Primera conversación entre Nené y la Rabadilla: Mientras conversan, Rabadille le die a Nené que está trabajando en Buenos Aires y que su hijo, Panchito, está al cuidado de su tía en Vallejos, también le comenta que Pancho está construyendo la casa para luego contraer matrimonio con ella y tener una familia unida.

A pesar de que realmente Pancho no le había prometido nada a ella, igualmente, le dice que la quiere ir a visitar (a Nené), quien le pregunta acerca de Juan Carlos Etchepare, Rabadilla le responde que él estaba con la viuda y que por ahora, no estaba laborando.

Segunda conversación entre Nené y la Rabadilla: La Rabadilla le dice que quiere ir a visitarla (a Nené), sin embargo, le dice que saldrá con su esposo, igualmente, Rabadilla le dice a Mabel que sale con un maestro de Buenos Aires.

Tercera conversación entre Nené y la Rabadilla: Nené le agradece a Rabadilla el regalo que le envió a su casa, a pesar de que ella no estaba para recibirlo, Rabadilla le dice que volverá a ir a Vallejos, por lo que le pide que le de ropa tanto para ella como para su hijo, ellas planean verse en la estación del tren para conversar y entregar lo acordado.

Conversación entre Pancho y Mabel: Mabel va a la medianera que estaba camino a la Comisaría, mientras que conversa con Pancho, ella le habla acerca de los higos que estaba cortando en dicho lugar y conversan acerca de Juan Carlos Etchepare, y de otras cosas, a él le atraía Mabel, quien lo despreciaba en un principio, sin embargo, ahora la atracción era mutua.

Undécima entrega:

Junio de 1939: Aquí, se describe lo que Rabadilla piensa de su trabajo, de su hijo, de Pancho, de todas las canciones de las que se acuerda y que describen su vida en ese momento, las que describen parejas, las que ella cree convenientes en cuanto a Pancho y a Ella.

Junio de 1939: Aquí se describe lo que Pancho piensa acerca de los higos que llevaba Mabel, su habitación, lo que Mabel le pidió, que cerrara la puerta de aquella habitación, los ruidos que habían en el patio, entre otras cosas.

Cosquín, 28 de junio de 1939: Aquí, Juan Carlos Etchepare le escribe una carta a una mejor cuyo nombre no es mencionado, pero por como lo escribe, él le tiene mucho cariño a ella, quien igualmente, le indicó acerca del fallecimiento de su gran y querido amigo Pancho.

Juan Carlos Etchepare, se contenta al saber que alguien compraría la casa de su amiga y que pronto ella podría ir a Cosquín para estar con él, por otra parte, igual se emociona por la  muerte de Pancho.

Duodécima entrega:

Policía de la Provincia de Buenos Aires, acta inicial, 17 de junio de 1939: Esta es el acta que se redacta debido a la muerte de Pancho, en la que acusan de su muerte a Rabadilla, debido a que como Pancho visitaba en las noches a Rabadilla, y él quería aprovecharse de ella debido a que siempre iba ebrio, ella aprovechó que Pancho se descuidara para tomar un cuchillo que estaba en la cocina y así poder defenderse de él, igualmente, el acta describe el hijo que ambos tenían y que él no cuidaba y le pasaba dinero.

Acta, 19 de junio de 1939: A Rabadilla le arrojaron piedras, por lo que los hermanos de Pancho fueron detenidos por hacer dicha acción.

Conversación entre Celina y la viuda: Celina conversa acerca de lo que a su madre y a ella le molestan, debido a que supieron que la viuda vendería su casa para irse a Cosquín y estar cerca de su hermano, Juan Carlos Etchepare. En esta parte de la entrega, se describen los pensamientos de Celina y la viuda, quienes manifiestan su odio, sin embargo, ninguna lo dice durante su habladuría.

Decimotercera entrega:

Conversación entre Mabel y Nené, abril de 1941: En esta corta entrega, Mabel visita a su gran amiga Nené, quien ya tenía dos hijos varones, por su parte, Mabel estaba preparando su próximo casamiento con el estudiante de Ciencias Políticas, Gustavo.

Por otra parte, luego de conversar, escucharon la novela de las cinco y posteriormente hablaron acerca de Juan Carlos Etchepare, y luego, Nené le preguntó si verdaderamente quería a su novio, Mabel dijo que sí.

Decimocuarta entrega:

Confesión de Mabel: Mabel fue a la iglesia para confesarse acerca del reciente homicidio de Pancho, debido a que él la visitaba cada noche, esperaba que fuesen las 12 para entrar por su ventada y amanecer en dicha habitación, por lo que Rabadilla supo eso y lo esperó afuera de la habitación y lo asesinó, sin embargo, Mabel le dijo a Rabadilla que no dijera eso, sino que dijera lo que anteriormente se describió para que no fuese condenada por tanto tiempo, sino que tuviera una pena corta.

18 de abril de 1947: Juan Carlos visitó a su madre por Semana Santa, en ese entonces, fue cuanto murió asfixiado debido a una hemorragia pulmonar que tenía.

18 de abril de 1947: Fue un día normal como ama de casa para Nené.

18 de abril de 1947: Aprovechando la visita de su madre por Semana Santa, llevó a su hija a la plaza.

18 de abril de 1947: Pancho permanecía en una fosa común del Cementerio de Coronel Vallejos.

18 de abril de 1947: Raba convivía con un viudo, cuidaba de sus hijos; su hijo, Panchito, tenía nueve años y era repartidor de diarios. Aquí se describe la lápida de Juan Carlos; también los rezos efectuados por familiares y amigos, en su memoria.

Decimoquinta entrega:

Coronel Vallejos, 21 de agosto de 1947: Carta enviada a Nené, firmada por Leonor Saldívar de Etchepare, madre de Juan Carlos Etchepare. Ella le contesta y le dice que quien le estaba contestando las cartas no era ella, sino su hija Celina, le pide que por favor le envíe nuevamente las cartas.

Coronel Vallejos, 10 de septiembre de 1947: Celina escribe y se hace pasar por su madre y dice que un doctor le había pedido la mano a su hija, pero ella no confiaba en él, por lo que le pide la dirección a su esposo para poder mudarse a la capital.

Coronel Vallejos, 26 de septiembre de 1947: Celina le envía a Donato Massa, quien es esposo de Nené, unas cartas que ella le había enviado, y remarcaba en donde Nené se quejaba de él y mostraba descontento, afirmando que lo que más anhelaba era poder estar nuevamente con Juan Carlos Etchepare, y envía las cartas que Nené le había dicho, las de la cinta color celeste.

Conversación entre Celina y Leonor: Celina y su madre Doña Leonor conversan acerca del doctor que según quería estar con Celina en Buenos Aires, sin embargo, ella le dice dizque estaba con una chica de allá.

Conversación entre la viuda y Nené: Nené va a donde vivía Juan Carlos Etchepare en Cosquín, ella había terminado con su esposo dos semanas antes de viajar. Elsa le comenta que él la nombraba mucho, al igual que a Mabel, sin embargo, decía que Mabel era muy malvada y de actitud egoísta. Nené decide ir a La Falda.

Decimosexta entrega:

Aviso fúnebre, pertenece a Nené y es de su marido, hijos y nueras, nieta, suegros y sobrinos.

15 de septiembre de 1968: Nené fallece debido a una dolencia a la edad de 52 años, ella quería que la llevaran en un cajón y la mortaja, según destacó en una de sus cartas 30 años antes de aquel suceso. La solicitud fue cambiada, le colocaron un mechón de pelo de su pequeña nieta, un reloj de su segundo hijo y el anillo de compromiso. Igualmente, se destruyeron las cartas, fue su esposo.

15 de septiembre de 1968: Los restos de Juan Carlos descansaban en un nicho, en el Cementerio de Coronel Vallejos.

15 de septiembre de 1968: Mabel tenía un empleo en las mañanas en donde era maestra y en las tardes lo hacía pero de manera particular para poder cubrir los gastos de su hija y la enfermedad de su hijo de dos años.

15 de septiembre de 1968: Rabadilla era viuda e iba al pueblo a la boda de su hija. Panchito tenía tres hijos y estaba casado.

Al volver del escribano, Donato Massa se sentía muy cansado y triste. Se dispuso a quemar las cartas, tanto las de cintita celeste como las de cintita rosa, como había pedido su esposa.

Personajes de Boquitas Pintadas

Nené (Nélida Enriqueta Fernández): Una joven que pertenece a una familia humilde, es rubia, con una piel extremadamente clara.

Ella estaba muy enamorada y comprometida con Juan Carlos Etchepare, no por sus bienes y su dinero, sino por cómo era con ella, y a pesar de lo sucedido, ella seguía encantada con él. Defiende a Juan Carlos en cuanto a su enfermedad y se enfrasca en saber quién se la contagió, a pesar de que él mismo fue quien se la buscó.

Juan Carlos Etchepare (Juan Carlos Jacinto Eusebio Etchepare): Viene de una familia con muchos bienes y una economía estable, era un hombre de pelo castaño y ojos color marrón, muy mujeriego, de vicios como el alcohol y los juegos, a pesar de tener muchos bienes, era muy malos haciendo negocios.

Por ser mujeriego, solamente quería a las mujeres para  seducirlas y jugar con ellas hasta que le dieran lo que él realmente quería, a pesar de su mala fama, él hacía que las mujeres se sintieran bien a su lado, sin embargo, algunas veces las degradaba. Debido a su tuberculosis, tenía severos cuadros en los que la tos era con sangre.

Mabel (María Mabel Sáenz): Es una chica de familia adinerada, familia del Coronel Vallejos, una chica de buenos modales, se graduó de maestra. A pesar de que salía con Juan Carlos Etchepare, su padre la obligó a separarse de él cuando Juan Carlos enfermó.

Pancho (Francisco Catalino Páez): Es un hombre de clase baja quien vive en un rancho, es mestizo con el cabello oscuro al igual que sus ojos y de cuerpo musculoso. Fue constructor y luego estudió para ser suboficial de la Policía, él tenía un hijo quien no era reconocido ante las autoridades con la Rabadilla.

Rabadilla o Raba (Antonia Josefa Ramírez): Es una sirvienta que trabaja para diversas familias adineradas en Vallejos, fue compañera en el colegio de Nené, Mabel y de Celina, ella es quien tiene un hijo con Francisco Catalino Páez, mejor conocido con Pancho, el mismo es asesinado por ella debido a que se enteró que estaba vinculado con Mabel.

Celina: Es la hermana de Juan Carlos Etchepare, odiaba mucho a Nené y la culpaba de la tuberculosis que le dio a Juan Carlos, ella quería que él siguiera con Mabel debido a que era una joven adinerada y quería que su hermano tuviera un status social alto en aquel lugar. Ella un una joven mentirosa y llena de resentimiento y maldad.

Elsa Di Carlo (La viuda): Ella tenía una hija, en el pueblo se murmuraba que Juan Carlos Etchepare la iba a visitar de manera constante a su casa.

Dr. Aschero: Nené fue quien laboró con él como enfermera, él se aprovechaba de ella a pesar de que tenía su esposa y dos hijos.

Pancho y Rabadilla (Película)

¿Cómo se relata la historia?

Manuel Puig, relata las historias de manera cronológica pero al mismo tiempo desordenada, a través de diferentes relatores.

Mediante cartas, actas, recortes de diarios: Aquí no hay quien relate la historia, sino que son pequeños trozos de recortes que va recolectando, a pesar de que el lector sabe lo que sucede, ningún protagonista está presente durante el desarrollo de los acontecimientos.

Tercera persona: A través de los relatos, una persona, la cual no está presente en el lugar de los hechos ni en los mismos, cuenta los sucesos,, como por ejemplo, cuando en la entrega número 15, quien relata cuenta cuando Mabel visita a Nené.

Narrador ausente: Quien narra da la impresión de que no está, como por ejemplo, los pensamientos de los personajes de la obra, sabe cuáles son y sabe también qué es lo que sucede cada momento.

Diálogos: Es cuando cada uno de los personajes relata su historia y se la hace conocer al lector, hace que la persona se adentre en la historia.

película Boquitas Pintadas
Portada Boquitas Pintadas

Tipo de novela

Es un escrito romántico, debido a que entre los personajes existe un amor que termina en desengaño, el cual ocasiona la muerte de varios de los personajes de la historia, en la novela se detallan las escenas y los personajes, sin embargo, algunas veces no es así, lo cual hace que se pierda el sentido a la misma.

A pesar de eso, algunos de los detalles permiten que el lector se anticipe a los hechos, como por ejemplo, cuando se describen los personajes, ya el lector tiene una idea de cómo actuará, debido a las características que tienen cada uno.

La religión también está reflejada en la novela, en especial la religión católica puesto que, la mayoría de las cosas que los personajes realizan, ya sean directa o indirectamente, las hacen en o con la iglesia.

A pesar de la religiosidad, la novela está compuesta por mentiras, engaños, encubrimiento u ocultamientos de la verdad por el Dr. Aschero, puesto que Juan Carlos Etchepare engaña a todas las mujeres con las que sale, por otra parte, se tiene que Celina redacta una carta como su fuese su madre, también está Mabel, quien le es infiel a su novio con Juan Carlos Etchepare, está Pancho, quien tenía un amorío con Mabel en las noches para que nadie supiese, entre otras acciones que realizan los personajes sin descaro.

Igualmente, está presente la muerte, que se presenta desde el comienzo hasta el fin, primero está la muerte de Juan Carlos Etchepare y al final está la muerte de Nené.

Versión cinematográfica de Boquitas Pintadas

Fue Leopoldo Torre Nilsson quien hizo realidad el sueño de Manuel Puig, él realizó una versión cinematográfica de Boquitas Pintadas.

La película Boquitas Pintadas fue estrenada en el año 1974, siendo dicho director y el autor del libro, Manuel Puig, quienes filmaron la película, conformada por actores como Cipe Lincovsky, Alfredo Alcón, Luisina Brando, Leonor Manso y Marta González.

Versión teatral de Boquitas Pintadas

Luego de la versión cinematográfica, en el año 1997, fue Óscar Araiz y Renata Schussheim, quienes fueron los directores de la versión teatral de Boquitas Pintadas, la obra fue estrenada en el teatro San Martín de manera constante hasta el año 1998, y para el año 2003, se repuso en el teatro Alvear. Dicha versión contaba con diferentes actuaciones y danzas.

análisis de Boquitas Pintadas

Frases de Boquitas Pintadas

“Cuando se tiene un amor, a qué perder el tiempo sola…”

“Bueno mi amor, escríbeme pronto una de esas cartas lindas tuyas, mándamela pronto, no la pienses como yo.”

“En este momento te agarraría de la mano y te llevaría hasta el cielo, o por lo menos ha alguna parte lejos de acá.”

“Por primera vez veo que te vas a enamorar, porque baraja de amor no te salió ninguna, puerco asqueroso, tanta mujer y no queréis a ninguna…”

“Que lo pases bien en la estancia, estudia inglés y trata de aprender por último, nunca al principio, la palabra “yes”, que significa… ¡Sí! Usando poco ese monosílabo conquistarás al mundo…”

“¡Juan Carlos! Sorpresas tengo…en todos estos años que separados vivimos… ¡Aprendí a cocinar! ¡Sí! Puedo prepararte lo que más te plazca, Juan Carlos ¿Me pides que hoy junto a ti me acueste?”

Lo único que le pido es que si está decidida a no escribirme más, por lo menos me mande esta carta de vuelta, abierta se entiende, en prueba de que la leyó. ¿O será mucho pedirle?

“Cabe, aquí, la reflexión filosófica: ¡Cuántos, cuántos solemos andar por este histriónico mundo llegando diariamente al final de la etapa sin lograr saber qué papel hemos estado desempeñando en el escenario de la vida!”

“En esa calle de Buenos Aires los árboles crecían inclinados, tanto por el día como por la noche. Qué inútil humillación, era de noche, no había sol ¿Por qué inclinarse? ¿Habían olvidado esos árboles toda dignidad y amor propio?”

“¿Lo mejor del cielo? Muy pronto los ángeles me lo habrán de mostrar ¿Adónde me llevan? La tierra abajo quedó, eclipse de vida en la tierra, las almas ya vuelan hacía el sol, eclipsase el sol de repente y es negro el cielo de Dios.”

“Vos ahora olvídate de todo esto, que a vos no te toca, vos sos sana, no te entran ni las balas, dura, sos como el diamantito que tienen en la ferretería para cortar los vidrios, aunque los diamantes son sin color como un vaso sin vino, mejor llenita de vino, coloradita entonces, como un rubí, mi vida.”

“(…) Pero lo que me ha tornado irritable es la duda: ¿Lo quiero o no lo quiero? Últimamente ha surgido un nuevo personaje en discordia: un joven estanciero de origen inglés, menos apuesto que “él” pero de trato agradable, se ha valido de su amistad con papá para introducirse en casa y dirigirme palabras galantes. Y he aquí la disyuntiva.”

“(…) Que las mujeres no lo querían dejar…Por las cosas que pasan en la cama. -Pero, Mabel, yo no estoy de acuerdo. Las mujeres se enamoran de él porque es muy buen mozo. Eso de la cama, como decís vos, no. Porque hablando la verdad, una vez que se apaga la luz no se ve si el marido es lindo o no, son todos iguales. – ¿Todos iguales? Nené, vos no sabéis entonces que no hay dos iguales.”

“Pensó en los consejos de la patrona. Según ésta las sirvientas no debían dejarse acompañar por la calle ni bailar más de una pieza en las romerías populares con muchachos de otra clase social. Debían descartar ante todo a los estudiantes, a los empleados de banco, a los viajantes, a los propietarios de comercio y a los empleados de tienda…. La señora Aschero olvidó incluir en la lista a los hombres casados. Le recomendaba en cambio a cualquier muchacho bueno trabajador, palabras con las que designaba a los obreros de toda índole.”

“Vida, yo te extraño, antes de recibir tu carta andaba raro, con miedo de enfermarme de veras, pero ahora cada vez que leo tu carta me vuelve la confianza. Qué felices vamos a ser, rubí, te voy a tomar todo el vinito que tenéis adentro, y me voy a agarrar una curda de las buenas, una curda alegre, total después me dejáis dormir una siesta al lado tuyo, a la vista de tu vieja, no te asustes, ella que nos vigile nomás ¿Y el viejo, nadie le pisa los almácigos ahora que no estoy yo?”

El autor: Manuel Puig.

El 28 de diciembre del año 1932, nació en un pueblo que llevaba por nombre Manuel Puig, en General Villegas, provincia de Buenos Aires, Argentina.

Durante su infancia vivió en dicho pueblo, en una de las mudanzas que hizo junto a sus padres, los mismos lo inscribieron en el internado del Colegio Ward de Ramos Mejía, una de las más prestigiosas, en la misma pudo aprender inglés fluido, debido a que era un joven muy audaz y con sed de aprender, sacrificarse para darle una buena educación era una de las prioridades de sus padres, a pesar de que su madre, María Elena, sufrió con aquella obligada separación cuando lo inscribieron en el internado.

Boquitas Pintadas de Manuel Puig

Su madre, María Elena, era una mujer muy instruida, algo que no era común en las mujeres de aquella época, ella era consciente que el pueblo General Villegas no era una zona adecuada como para formar a su hijo de buena manera, por otra parte, su padre, Baldomero, era machista, bien lo describe en sus escritos Manuel Puig.

Para el año 1950, comenzó a cursas sus estudios universitarios, primero se fue por la arquitectura y cambió a las letras, al tiempo cumplió su servicio militar obligatorio y se fue a Roma, en donde estudió cine.

Allá estudió italiano y obtuvo una beca en el Centro Sperimentale di Cinematografía, sin embargo, no tuvo mucha compaginación con el cine italiano debido a que el mismo era expresivo y con una gran carga ideológica en sus películas, por lo que decidió viajar a París y luego a Londres, lugares en donde pudo idearse y escribir un guión en inglés.

En el año 1960, volvió a Argentina, después de tanto tiempo, ahí estuvo durante un tiempo y desempeñó como Asistente de Dirección, durante esa década se fue a vivir a los Estados Unidos (EE.UU.), lugar en donde terminó su primera novela la cual tituló La Traición de Rita Hayworth, en la que describe la vida pueblerina de general Villegas, igualmente, describe el cómo era la humillación que las mujeres recibían por parte de los hombres y el pensar de los pueblerinos de aquella comunidad, la misma no tuvo mucho éxito.

Durante ese tiempo, Manuel Puig, realizó su segunda novela la cual tituló Boquitas Pintadas, la cual realizó tipo folletín.

Comenzando la década de los 7’0’s, Torres Nilson hizo realidad la novela de Manuel Puig, Boquitas Pintadas, debido a que la llevó a la pantalla grande, al cine.

Los buenos momentos de Manuel Puig no fueron muchos, debido a que en el año 1973, en gobierno prohíbe su tercera novela, titulada The buenos Aires Affair, Puig fue amenazado y debido a ello, vivió en exilio durante ocho años, primero en México, ahí reseñó El Beso de la Mujer Araña, la cual adaptaron al cine, la ópera, al teatro y a la comedia teatral, e igualmente, escribió otra novela, Pubis Angelical, la cual también fue llevada al cine por el famoso Raúl de la Torre.

Luego de estar un tiempo en México, se mudó a Nueva York, en donde estuvo de manera fija hasta que fue a Río de Janeiro, a partir de ahí, escribió novelas como La Maldición Eterna a Quien Lea Estas Páginas, Sangre de Amor Correspondido y Cae la Noche Tropical, sin embargo, no tuvieron muy buenas críticas en Argentina.

Manuel Puig, decide volver a Cuernavaca, México, con su madre y amigos más cercanos, en julio de 1990, muere en dicho lugar, después de haber sido operado de la vesícula, debido a que fue cremado, su madre decidió llevarse las cenizas de su hijo a su hogar en Buenos Aires, Argentina.

A continuación, un resumen de Boquitas Pintadas, frases y análisis.

Si te gustó el análisis de Boquitas Pintadas: te puede interesar:

Un Viejo que Leía Novelas de Amor

La Trepadora (Libro)

El Asesinato de Sócrates (libro)

(Visited 14.483 times, 19 visits today)

Deja un comentario