El Monje Que Vendió Su Ferrari: Resumen

Robin Sharma, un escritor y orador motivacional canadiense, autor de diversos libros que se han publicado en todo el ámbito internacional y han ayudado al liderazgo y desarrollo personal. Robien Sharma decidió escribir un libro de autoayuda, el cual tituló “El Monje que Vendió su Ferrari”, el cual es una fábula empresarial que relata sus experiencias en el ámbito laboral. A continuación, un poco más acerca del libro y un resumen del libro El Monje Que Vendió Su Ferrari

resumen del libro El Monje Que Vendió Su Ferrari
Robin Sharma.

Resumen: El Monje Que Vendió Su Ferrari Robín S. Sharma

El Monje que Vendió su Ferrari es un libro del conferencista Robín Sharma. En el mismo se relata la historia de Julián Mantle, quien es un exitoso abogado graduado de Harvard, tenía todo lo que los demás abogados deseaban, era una persona de carácter duro, dispuesto a trabajar hasta 18 horas al día para poder obtener lo que quería, la victoria. Mantle lo único que hacía era trabajar y trabajar, vivía en un constante estrés y desestabilización emocional, debido a su obsesión por el trabajo, por ser exitoso y por querer muchos ingresos económicos.

Julián Mantle era muy exitoso, tenía los mejores casos del sistema, era tan reconocido por ganar las apelaciones que hasta los jueces le tenían pavor, era una leyenda, sin contar la gran cantidad de bienes materiales que poseía, su vida era eso, cosas materiales que no disfrutaba y ser reconocido en la sociedad por ganar siempre los grandes casos que tenía.

Julián Mantle había contratado a John, un ex compañero universitario para que fuese su ayudante y poder formar su propio despacho.

Un día, el exitoso abogado Julián Mantle sufrió de un infarto mientras estaba en un juzgado en el Tribunal, dicho infarto casi le quita la vida, infarto que es causado debido al tipo de vida que lleva, de estrés y presión continua por ser el mejor, por lo que decide que ya es tiempo de parar, de tomarse un merecido descanso, y vivir su vida al máximo, sin preocuparse por lo material sino por disfrutar cada día, cada hora, cada segundo, por lo que toma la difícil decisión de retirarse de su trabajo, vender algunos de sus bienes materiales y emprender un viaje a Himalaya para poder encontrarse a sí mismo, conectarse y recapacitar acerca de su vida y de cómo la ha ido llevando.

Sin despedirse ni de su amigo John, decidió emprender dicho viaje, en el que conoció muchas comunidades de personas sabias, quienes le enseñaron muchas cosas que él (Julian) ignoraba, en un momento de su viaje, el más viejo de la comunidad, quien era por su edad, el más sabio, decide que Julián Mantle se vaya a vivir con ellos para que pueda recibir consejos y mensajes. En la India, conoció a un velador de un monasterio quien lo aconsejó, sin embargo, Julián no estaba satisfecho por lo que le preguntó dónde y con quién podía conseguir más consejos para tener la felicidad absoluta, éste les recomendó a los sabios de Sivana.

Gracias a esos sabios pudo conocer, Julián Mantle, pudo conocer acerca de la autodisciplina y cómo ser feliz a través de una fábula que contiene siete elementos los cuales representan diferentes virtudes. El yogui Ramán le mostró a Julián en las montañas el cómo alcanzar la plenitud en la vida y le pidió que sus conocimientos se los transmitiera a cuantas personas pudiera.

Por otra parte, estaba John, sin saber que su amigo Julián Mantle había renunciado a la Asamblea de Abogados y se había ido a Himalaya para encontrarle sentido a su vida, espera con gran entusiasmo que aquel gran abogado que él admiraba se recuperara del ataque cardíaco que sufrió.

Al tiempo, John supo que Julián había vendido sus bienes materiales, una isla a su nombre y hasta a su amado Ferrari para irse a dicho lugar, John no supo acerca de su admirable amigo, hasta que un día él descansaba en su hogar y mientras meditaba alguien tocó la puerta de la entrada, cuando abrió la misma, vio a Julián Mantle, ya no era el mismo, su rostro reflejaba paz, estaba bronceado y a pesar de que estaba más delgado de lo normal, se veía saludable e irreconocible, ya no era aquel hombre que vivía en una amargura total, con grasas acumuladas y con una cara de agotamiento extremo.

Julián Mantle le contó a John acerca de su viaje por todo el mundo, un viaje en el que solo buscaba el cómo obtener la paz interior, le transmite sus conocimientos acerca de su viaje, los secretos que pudo descubrir, las prácticas que debe realizar, lo aconseja y le relata sus vivencias.

A continuación, se le explicará acerca de las virtudes que aquel sabio le enseñó a Julián Mantle, aquí se hará un resumen por capítulo de El Monje que Vendió su Ferrari:

resumen por capítulo de El Monje que Vendió su Ferrari

Virtudes

Las siguientes son las sietes virtudes que el sabido de Sivana le enseñó a Julián Mantle, cada una de ellas son diferentes reflexiones, técnicas, consejos y enseñanzas que lo ayudarán a poder llevar a cabo las diferentes virtudes. Las virtudes Julián Mantle las da a conocer en el libro en una conversación que tiene con su ex ayudante, John, a quien le transmite sus conocimientos, debido a que le prometió al sabio que no se quedaría con aquellas valiosas enseñanzas, sino que se las transmitiría a las demás personas para que así, ellas también pudieran reflexionar y hallarles sentido a las pequeñas cosas de la vida.

Virtud I: El poder del autocontrol de nuestras mentes.

Aquí el yogui le indica que los pensamientos negativos deben ser descartados completamente, todo lo que realmente desea debe hacerlo de manera positiva para que los pueda obtener, el sabio le indicaba repetidamente que debía administrar su mente, cuidarla, nutrirla y cultivarle cosas positivas a través de la lectura y del conocimiento que otras personas podían inculcarle para poder tener control completo de su vida, debía obviar aquellos acontecimientos graves y dejar de verle lo negativo a los mismos, sino lo positivo, las enseñanzas que le dejaron aquellas complicaciones y el cómo aprender a reaccionar mejor en otras oportunidades.

Julián Mantle aprendió que uno refleja sus pensamientos a través de la calidad de personas que es con los demás en su entorno, por lo que no sólo debía trabajar en sus pensamientos sino en el equilibrio que existe entre el cuerpo, el alma y la mente.

Virtud II: Saber dirigir la vida hacia un objeto claro, puntual y preciso.

Julián Mantle aprendió que debía tener un por qué en su vida, un propósito para que la misma pudiese ser guiada en una recta hacia aquel propósito o misión que cada uno tenía, por lo tanto, cada persona debía tener metas y objetivos a cortos o largos plazos, dependiendo de lo que quiera lograr, cada persona debe cumplir sus sueños sin importar las opiniones ajenas.

Para poder lograr sus objetivos, Julián Mantle debía arriesgarse y tomar decisiones que él supiera que lo ayudarían a lograr lo que quisiese, también debería tener un compromiso propio con él mismo para poder lograr las cosas que quisiera, debía reflejarse ya con la meta cumplida, debido a que la mente trabaja con esa imagen para poder tener entusiasmo en lograr sus metas. Cada día se debe imaginar y soñar con lo que se desea obtener, primeramente, debía obtener lo que quería en su mente para luego poder hacer ese sueño tangible.

Virtud III: Conocerse a través de 10 rituales los cuales son explicados por el sabio.

Aquí Julián Mantle aprende que debe saber cuáles son sus debilidades y sus miedos para que así pueda vencerlos, y así poder estar en paz consigo mismo. El yogui le demuestra lo importante que es cultivar su mente, su alma y su cuerpo para poder tener más saberes a medida que pasa el tiempo, aunque, primeramente, debe haber una conexión interna para comprender lo que realmente se quiere obtener, y para poder hacer eso, debe superar cualquier mal momento en su vida, todo dolor debe ser descartado, puesto que de cada dolor vienen cosas buenas, nuevas enseñanzas.

Virtud IV: Vivir con disciplina

Aunque parezca ser algo imposible, los pequeños actos crean hábitos, los buenos actos crean buenos actos y, al contrario, los malos actos crean malos hábitos, por lo que se debe estar consciente de que no se puede cambiar completamente algo de un día para el otro, pero si se es consciente de las cosas malas que se tienen, entonces se deben cambiar esos hábitos negativos por unos positivos. Con pequeños actos positivos cada día y con fuerza de voluntad se puede nutrir y aumentar una vida disciplinada.

Virtud V: Importancia del respeto al tiempo propio

La cosa más valiosa que tiene el ser humano es el tiempo, algo que no vuelve, por lo que no se debe perder el tiempo en situaciones y personas que no valen la pena, hay que valorar el tiempo propio y el de los demás, saberlo apreciar y distribuir, estar consciente que algunas cosas no son convenientes y si no convienen se deben dejar de hacer y no desperdiciar ese tiempo, sino valorarlo y hacer cosas que de verdad hagan que la persona pueda tener más conocimientos, nutrir sus pensamientos, sus saberes y su alma.

VI: Se debe servir a los demás de manera desinteresada.

Julián Mantle aprendió que debía tenderles su mano a las demás personas sin esperar alguna recompensa, sin embargo, para hacer eso, debía estar con todos sus valores alineados debido a que no se puede amar a los demás si uno mismo no se da ese amor, la persona se debe cuidar, adherir a él cosas buenas, y amarse para poder darle o transmitirle todas esas cosas buenas a los demás.

Las personas nacen para darle felicidad a los demás, para transmitir buenas energías, para ser buenas personas, eso es lo que quieren los padres y ese es el objetivo central de la vida, ser buena persona consigo mismo y con los demás.

VII: Importancia de la reflexión del día a día.

Es la última pero no la menos importante de las virtudes que el yogui le enseñó a Julián Mantle, en esta virtud le demostró que debía tomarse el tiempo para poder enfocarse y recapacitar acerca de su vida, le indicó que debía tener un espacio propio en el que se concentrara acerca del vivir el ahora, en el que pensara acerca de su pasado, del presente y del futuro, debía vivir como si fuese el último día, prestarle atención a las pequeñas y simples cosas, vivir el momento.

Opinión acerca del libro.

El Monje que vendió su Ferrari es un libro que verdaderamente deja una enseñanza y el lector hasta puede sentir que vive la experiencia de Julián Mantle durante su recorrido por el mundo, el libro motiva a los lectores a que tengan un equilibrio en la vida con respecto a las diferentes tareas que deben realizar, es una guía que ayuda a las personas a lograr sus metas primeramente cambiando ellos las cosas malas por cosas buenas.

El autor Robin Sharma, a través de este libro transmitió cosas precisas, fue directamente al grano sin hacer tediosa la lectura, Sharma, explica de una manera fácil cada una de las lecciones. A través del libro de autoayuda, El Monje que Vendió su Ferrari, el lector puede definir perfectamente qué es lo que realmente quiere en su vida a través de la visualización, puesto que primero debe verse con el objetivo logrado a través de su mente para poder atraer buenas cosas y lograr el objetivo planteado.

resumen del Monje que Vendió su Ferrari
El Monje que Vendió su Ferrari

Las personas no deben guiarse por lo material y dejar que los objetos se adueñen de sus vidas, deben ser conscientes de que, así como vienen se pueden ir. El autor siempre, en cada parte del libro afirma que la vida siempre se debe vivir de manera positiva a pesar de los problemas que puedan presentarse en el camino, debido a que de cada circunstancia vivida se puede sacar un aprendizaje, las cosas positivas traen cosas positivas, una mente positiva siempre logra lo que quiere, las personas positivas atraen personas positivas que permiten que salgan adelante y, además, dejan un conocimiento nuevo.

El libro es muy entretenido, está escrito de manera de fábula, por lo que permite que el lector se pueda centrar en él, lo cautive completamente y llame su atención, lo suficiente como para acabarlo en pocos días. El Monje que Vendió su Ferrari, del autor y conferencista, Robin Sharma, permite que las personas puedan tener autocontrol de su vida, aún sabiendo que no todo es perfecto y que, un día se puede estar en la cima y al otro no, por lo que es importante siempre disfrutar de los pequeños momentos que la vida les otorga, disfrutar del tiempo debido a que el mismo no volverá, por lo tanto, no se debe desperdiciar en cosas absurdas o vanas.

Cada capítulo del libro permite que el lector tenga una nueva enseñanza, no sólo para que las aprenda sino para que las practique en su vida cotidiana, debido a que para eso es el libro, no solo para leerlo sino para practicar cada consejo que está plasmado ahí. Como, por ejemplo, el libro permite que el lector aprenda a tener amor propio, debido a que, si la persona no se ama a sí misma, no podrá amar a los demás y mucho menos ayudarlos.

El libro es para las personas que están agotadas porque siempre hacen lo mismo y algunas veces no ven los frutos, esas personas primero se deben cultivar, cultivar su alma, su vida y su espíritu, pero primero deben dejar a un lado las cosas negativas, los vicios que les hacen daño en su salud y hasta a su espíritu, deben dejar que sus pensamientos los agoten a tal punto de limitarlos como para comprender que las soluciones están al frente de sus ojos. Una mente agotada hace que el cuerpo también lo esté.

El libro no solamente es para aplicarlo para sí mismo sino con la familia, con las personas que laboran y con todo aquel que sea parte del entorno en donde el lector convive, todo aquel que se vea sofocado, atado a un estrés constante y con estrés mental debe leer el libro El Monje que Vendió su Ferrari, de Robin Sharma, les servirá mucho para sentirse motivado a llevar a cabo aquellos objetivos que se han paralizado por diferentes razones.

Frases del libro El Monje que Vendió su Ferrari

“No hay errores en la vida, sólo lecciones.”

“El éxito, como la felicidad, no debe perseguirse, sino seguirse.”

“Hay que vivir con moderación, huir siempre de los extremos.”

“Marcarse objetivos claramente definidos es básico para conseguir lo que deseamos.”

“Hay que moverse por prioridades, ese es el secreto del dominio del tiempo.”

“Todo suceso tiene un porque y toda adversidad nos enseña una lección.”

“Cada segundo que inviertes pensando en los sueños de otro, te estás apartando de los tuyos.”

“No hay que dejar que el reloj y el calendario nos impidan ver que cada momento de la vida es un milagro.”

“Invertir en ti mismo es lo mejor que puedes hacer. No sólo conseguirás mejorar tu vida sino también las de quienes te rodean.”

“No hay que vivir en el meollo de las cosas nimias. Concéntrate en tus prioridades, en esas actividades que tienen verdadero sentido. Tu vida será gratificante y excepcionalmente apacible.”

“Cuando te perfeccionas, estás perfeccionando las vidas de quienes te rodean. Y cuando tienes el coraje de avanzar con confianza en la dirección de tus sueños, empiezas a beneficiarte del poder del universo.”

“Dejé de usar ropa cara, abandoné mi adicción a leer seis periódicos al día, olvidé la necesidad de estar siempre disponible para todo el mundo, me volví vegetariano y comí menos. Reduje mis necesidades.”

“El fracaso es no tener el coraje de intentarlo, ni más ni menos. Lo único que se interpone entre la gente y sus sueños es el miedo al fracaso. Sin embargo, el fracaso es esencial para triunfar. El fracaso nos pone a prueba y nos permite crecer.”

Si te interesó el resumen de El Monje que Vendió su Ferrari, quizás te puedan interesar:

Zoro Jairo Anibal niño

Doña Bárbara (Libro) Del autor Rómulo Gallegos

Los hornos de Hitler Resumen y Opiniones

(Visited 5.238 times, 4 visits today)

Deja un comentario